El "humanizador" regidor Abel Caballero y la ingratitud de "la cáscara amarga"

El humanizador Abel Caballero. El alcalde humanizador Abel Caballero. El hombre que batió todos los récords en cementos, losetas y otros lópeces que se utilizan para "humanizar" calles. 
Vivíamos en calles deshumanizadas, deberíamos de reconocerlo. Hasta que este regidor no llegó al bastón de mando de Vigo, esta ciudad era una porquería en sus calles, no merecía la pena salir de casa y pisar las aceras... te contagiabas del efecto deshumanizador de las mismas. Vivíamos en medio de un proceso constante de deshumanización que, como sabrás, es un concepto utilizado en cuestiones relacionadas con las ciencias sociales y políticas. El término deshumanización define un proceso mediante el cual una persona o un grupo de personas pierden o son despojados de sus características humanas...

Es así cómo debemos de comprender la tarea ingente desarrollada a lo largo de los ya muchos años de su mandato por el alcalde humanizador Abel Caballero. Una calle, otra, otra... y así sucesivamente; más de lo mismo, siempre más de lo mismo, de vez en cuando una escalerita mecánica, un ascensor-elevador, pero lo importante es destruir esas aceras maléficas, deshumamizadoras, que Vigo tenía y convertirlas en las maravillas actuales. Mejoras que no saben valorar los vigueses críticos. 

Aquellos magníficos hormigones inyectados adecuadamente, celebérrimos en Galicia por la sabiduría de aquel edil experto en el sector de la construcción...¡Cuánta mejora que no han sabido valorar esos vigueses críticos, de la cáscara amarga!. ¡Qué importa la prórroga del agua, la del autobús!, ¡que importa que no haya proyectos de futuro, que no haya apuesta por un tranvía moderno!. ¡Qué importa la destrucción de árboles con décadas d existencia!, ¡Qué importa eso...!. 
No sabéis valorar lo bueno; como ya pasó con la escoba aquella de oro, plata o lo que fuere, que le dieron de premio a este mismo Gobierno en su día... Tienen que ser los de fuera, los que vengan a aplaudir los logros al regidor Abel y su equipo. ¿No habéis visto ahora, esa otra revista especializada en movilidad y buenas costumbres, que le ha dado premio a Caballero por esas grandiosas rampas rodantes de la Gran Vía?. ¿No habéis visto al alcalde fotografiado delante de las rampas, con un gran letrero de agraciado con el premio, como esos que ponen las administraciones de Lotería ("vendido aquí") cuando reparten el gordo?.

No, no sabéis los críticos, los amargados, valorar todo lo que se está haciendo. Por eso hoy, para continuar la gran obra, el regidor de Vigo ha anunciado la continuidad de la lluvia de millones y hormigones (ya debe de haber gastado la intemerata después de tantos años) para seguir humanizando, calle a calle a calle, mes a mes, año a año, esta hasta que el llegó, deshumanizada ciudad de Vigo...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.