Pesca. Recorte de cuotas puede tocar el bolsillo gallego en 30 millones

La conselleira del Mar participó en el Consejo Consultivo de Política Pesquera para Asuntos Comunitarios.

Galicia cifra en cerca de 30 millones de euros el impacto que tendría en el conjunto de la economía gallega el recorte de cuotas de pesca propuesto por Bruselas para el Cantábrico-Noroeste en el 2021

Un informe de la Xunta muestra que las reducciones propuestas, que excluyen a los caladeros del Gran Sol y Francia a la espera de las negociaciones sobre el brexit, supondrían una pérdida potencial de 12,5 millones de euros en la primera venta de productos del mar y afectarían a más de 2.300 tripulantes de las diferentes flotas

 

El documento trasladado al Gobierno central de cara a la fijación de las posibilidades de pesca para el año que viene estima que el impacto potencial en la flota española que faena en el Cantábrico-Noroeste sería de cerca de 23 millones de euros y que Galicia soportaría el 60% de ese descenso

El Ejecutivo gallego insiste en demandar que se eliminen los Totales Admisibles de Captura en las especies pesqueras accesorias como las de aguas profundas


La conselleira del Mar, Rosa Quintana, destacó hoy que el recorte de cuotas de pesca propuesto por Bruselas para el Cantábrico-Noroeste en el 2021 -que excluye a los caladeros del Gran Sol y Francia a la espera de las negociaciones sobre el brexit- tendría un impacto potencial de cerca de 30 millones de euros en el conjunto de la economía gallega. De esa cifra global, 12,5 millones de euros se corresponderían con la afectación en la primera venta de productos del mar, lo que supone el 60% de los cerca de 23 millones de euros de afectación potencial que la propuesta de la Comisión Europea tendría en la flota española que faena en el caladero Cantábrico-Noroeste.
Además la Xunta de Galicia advierte de que esta situación afectaría a más de 2.300 tripulantes de las diferentes flotas con una reducción potencial en sus salarios de más de 4,6 millones de euros. Estos son los datos que recoge un informe del Ejecutivo gallego trasladado al Gobierno central de cara a la fijación de las posibilidades de pesca para el año que viene y que puso de relieve la titular de Mar en el marco del Consejo Consultivo de Política Pesquera para Asuntos Comunitarios celebrado en Madrid.

En esta reunión se perfiló el posicionamiento de España para las negociaciones de la próxima semana en el Consejo de Ministros de Pesca de la UE en el que Galicia representará nuevamente a las comunidades autónomas de la mano del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Este encuentro es decisivo para la flota pesquera, destacó Rosa Quintana, ya que en él se negociarán las posibilidades de pesca de 2021, el año en el que se deberá conseguir o consolidar el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) en todas las especies conviviendo con el deber de desembarque de capturas y con el posible impacto del brexit y la pandemia de la covid-19.
La propuesta de la Comisión Europea que se tomará como punto de partida para estas negociaciones de los Totales Admisibles de Captura (TAC) es negativa para España, pues incluye la reducción de las capturas en el caladero Cantábrico-Noroeste que llegan al 13% en los casos de la merluza sur y del rape o al 11% en el caso del gallo.

En esta línea, Rosa Quintana hizo hincapié en la importancia de tener en cuenta los aspectos socioeconómicos a mayores de los medioambientales a la hora de fijar las posibilidades de pesca, sobre todo ante la situación derivada de la alerta sanitaria por el coronavirus. Además Galicia defiende la necesidad de que haya flexibilidad en la gestión de las pesqueras, especialmente habida cuenta el buen comportamiento de los caladeros en los que faenan las flotas española y gallega. Estos aspectos fueron también expuestos hace unos días por la conselleira del Mar a la directora general de Asuntos Marítimos y Pesca (DG MARE) de la Comisión Europea, Charlina Vitcheva
En relación a las especies de aguas profundas, como el besugo y el sable negro, entre otras, Galicia defendió una vez más la eliminación de los TAC, pues son poblaciones de pescados sin actividad dirigida, es decir, suelen ser accesorias de la actividad pesquera, por lo que son de escasa relevancia de captura y sin riesgos relativos a su conservación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.