Abrirá nuevos cauces la nueva Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia

Feijóo avanza que la nueva Ley de recuperación de la tierra agraria promoverá la puesta en valor de los terrenos abandonados y facilitará base territorial a quien la desee trabajar

Subraya que busca revitalizar el rural y trabajar por la recuperación demográfica; por el incremento de la calidad de vida de la población y por la anticipación ante los incendios forestales

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, avanzó hoy que la nueva Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia promoverá la recuperación de los terrenos abandonados o infrautilizados y facilitará base territorial a quien la desee trabajar.
“Queremos revitalizar nuestro rural y trabajar por la recuperación demográfica; por el incremento de la calidad de vida de la población y por, también, anticiparnos ante los incendios forestales”, dijo, subrayando que se trata de una “ley muy ambiciosa, innovadora, tanto en el Estado como probablemente en la mayoría de los países de la UE”. Y añadió que el nuevo texto completa y desarrolla el marco normativo actual, y culmina un camino iniciado por la Ley de mejora de la estructura territorial agraria de Galicia, conocida como Metaga.

En la rueda de prensa del Consello, Feijóo aseveró que esta norma aboga por la ordenación del territorio rural y por su puesta en valor mediante nuevos mecanismos, como: las aldeas modelo, los polígonos agroforestales o las agrupaciones de gestión conjunta. Todos ellos instrumentos totalmente voluntarios basados en los arrendamientos, en las cesiones en las transmisiones de la titularidad de las parcelas o en la gestión conjunta.
Asimismo, el texto establece el procedimiento de declaración de abandono o infrautilización de predios y fomenta la investigación de la propiedad. Así, con la información que aporte la investigación, la Xunta actuará de oficio para actualizar el catastro en Galicia, notificando al Gobierno central -que tiene las competencias en la materia- los resultados de esa labor.

Por otra parte, la ley crea también un Banco de explotaciones, que mediará entre los dueños de granjas que abandonan la actividad y los interesados en trabajarlas. El objetivo es “fomentar el relevo generacional y aprovechar las tierras de la propia explotación”, explicó Feijóo, subrayando que para conseguir este objetivo se contará con incentivos fiscales, en una doble vertiente: en lo que alcanza a impuestos que gestiona la propia comunidad autónoma y proponiendo al Estado, además, mejoras tributarias en los impuestos que dependen de él.
En relación a los impuestos competencia de la comunidad, se incentivará, por ejemplo: la inversión en empresas agrarias, la adquisición de viviendas en las aldeas modelo, la compra o arrendamiento de fincas rústicas o la transmisión, arrendamiento o cesión temporal de terrenos incorporados al Banco de Tierras. “Vamos a completar lo que aprobamos en el año 2016 con impuestos cero en el rural, convirtiéndonos así, y profundizando con más intensidad, en la Comunidad autónoma con menores impuestos que graven el sector rural de toda España”, destacó.

Y, en lo que se refiere a la tributación estatal, se propondrá la puesta en marcha de incentivos en impuestos como los de la renta con una finalidad semejante, por ejemplo: para favorecer el arrendamiento de las parcelas rústicas al Banco de Tierras, así como de las parcelas rústicas que se incorporen a los polígonos agroforestales, o a las agrupaciones de gestión conjunta para los promotores de estas figuras de movilización de tierras.
Se trata de una norma orientada a la dinamización del rural: para fijar población; para promover la gestión del territorio y la actividad en sus tres usos -agrario, ganadero y forestal-; para recuperar la demografía con el asentamiento de la población; para mejorar la calidad de vida y, también, para anticiparnos a los incendios forestales”.

Tras recordar que esta ley es fruto de las reflexiones de los comparecientes en la comisión parlamentaria forestal tras los incendios del 2017, que se recogieron en una docena de recomendaciones aprobadas en su día por todos los grupos de la Cámara de aquel momento, Feijóo concluyó incidiendo en que “es una norma vanguardista, ambiciosa y, estamos convencidos de que va a ser útil para las próximas generaciones”.
Por su parte, el conselleiro del Medio Rural, José González, desgranó el contenido de la futura Ley, destacando que servirá para dotar de más base territorial a las explotaciones gallegas con el objetivo de hacerlas más rentables y, a la vez, no solo conseguir fijar población en el rural sino también anticiparse a los incendios forestales. Así, el conselleiro señaló que se recuperará y pondrá en valor la tierra productiva mediante figuras como los polígonos agroforestales, las aldeas modelo, las agrupaciones de gestión conjunta o las permutas de especial interés agrario, además de seguir decretando nuevas reestructuraciones parcelarias.
Para impulsar los proyectos de recuperación, José González destacó que se acometerá una planificación integral del territorio rural y de los usos del suelo, se potenciará y agilizará el Banco de Tierras como intermediario y se creará el Banco de Explotaciones, para fomentar el relevo generacional en el campo. Asimismo, se aprobarán ayudas públicas, incentivos fiscales u otras medidas de apoyo financiero para fomentar la movilización de las tierras en estado de abandono o infrautilización.
El conselleiro de Medio Rural

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.