Fronteras. Excavadoras, zanjas, piedras enormes... ¡qué desastre!

Zanjas abiertas para evitar el paso. | Ch. S.


El cierre de fronteras no lleva a parte alguna más que al caos, a la pobreza y a graves situaciones de todo tipo. La ignorancia de políticos que toman medidas de apariencia como estas, contrasta con las recomendaciones de la Unión Europea que llaman desde hace tiempo a confinamientos sectoriales, de pueblos, ciudades, comarcas incluso... pero no a estas medidas fáciles de cierre global de fronteras de los países, que tanto gustan a gobiernos como el portugués y el español y que a parte alguna conducen salvo a complicar la vida, más todavía, a los respectivos administrados de la zonas fronterizas.


3 de febrero 2020

En LA GACETA DE SALAMANCA

Una vez más las fronteras portuguesas cierran sus puertas, y en las localidades salmantinas limítrofes los vecinos se topan con grandes bloques de cemento que impiden el paso de vehículos, y de vez en cuando, con vigilancia.

Las molestias que esto acarrea incluyen desviarse hasta cien kilómetros para pasar por Fuentes de Oñoro, la única entrada y salida en la que mostrando los permisos exigidos es posible cumplir con tareas tan cotidianas y necesarias como ir a trabajar.

“Es el único paso que hay autorizado”, afirma el Esteban Alonso, alcalde de Navasfrías, en referencia a Fuentes de Oñoro. Asegura que el paso de su municipio está completamente blindado, y que el único modo de pasar sería a pie. “El viernes pasado pusieron unos bloques de cemento, iguales que la otra vez, exactamente que cuando el confinamiento”, señala el regidor de La Alamedilla, Juan Manuel Sánchez, cuyo municipio colinda con el pueblo portugués de Batocas.

Desde Aldea del Obispo el panorama es el mismo: tres colosales bloques imposibles de mover y cuerpos de seguridad de vez en cuando. “Caminando se puede acceder, aunque la gente lo respeta mucho”, explica la alcaldesa, Rosa Baz. Destaca, además, que no solo los trabajadores que cumplen su labor al otro lado de La Raya se topan con dificultades, sino que los propios vecinos de pueblos portugueses sin determinados comercios tiene que cruzar para hacer sus compras. “Cruzan para comprar, pero muchos también tienen miedo de que les multen”, dice. Otro de los casos que se dan es la necesidad imperiosa de traspasar la frontera para ir al médico.

Por el contrario, los accesos sin carretera quedan en tierra de nadie, libres y desatendidos, ante la imposibilidad de desplazarse por ellos en un vehículo. Ejemplo de ello es Casillas de Flores, que se comunica con la localidad portuguesa de Lageosa. Por el momento son muchas las incógnitas a resolver.


4 de febrero 2020

En LA GACETA DE SALAMANCA

“Por aquí, desde el pasado domingo, no pasa ‘ni el tato’. Hay algo de movimiento de vehículos hacia Portugal, pero ni una mínima parte de lo que es habitual aún en este tiempo de pandemia”, destacaba un vecino de Fuentes de Oñoro, mientras observaba las instalaciones de la frontera vacías a excepción de las fuerzas del orden.

El cierre de fronteras declarado unilateralmente por Portugal el pasado domingo ha dejado las calles de Fuentes de Oñoro desiertas, una localidad que vive, al igual que gran parte de la comarca fronteriza, del paso de viajeros entre España y el país vecino que ahora solo puede hacerse si se cuenta con una autorización expresa que incluya alguna de las causas justificadas para ello, entre las que no figuran las más habituales: el turismo y las compras o servicios de un lado a otro de la frontera.

“Se empeñan en tratarnos como si Fuentes de Oñoro y Vilar Formoso y sus zonas de influencia fuéramos independientes. Los políticos de turno, esta vez los portugueses, se olvidan de que la economía de La Raya y de nuestros dos pueblos dependen casi por completo del libre paso por la frontera”, aseguraban los comerciantes oñorenses.

Mientras, en la línea ahora más divisoria que de unión entre España y Portugal, agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Nacional Republicana mantenían el estricto control al tráfico de turismo y otros vehículos por la frontera, parando a todos aquellos que pretendían pasar al otro lado, aunque la intensidad en raras ocasiones supera ahora los 100 vehículos a la hora, y en su mayoría se trata de transportes pesados.


3 de febrero 2020

En LA OPINIÓN DE ZAMORA

La República de Portugal opta por un cierre total para vehículos y personas de las conexiones por tierra entre la comarca de Aliste y la región de Tras Os Montes y Alto Douro, –a excepción del paso de Quintanilha y San Martín del Pedroso abierto para casos excepcionales las 24 horas del día–, para lo cual ha procedido a dejar inutilizables incluso los caminos campestres de tierra.

Las instituciones lusas, utilizando máquinas retroexcavadoras, han procedido a abrir una zanja a lo ancho de los caminos y colocar una montaña con la tierra extraída, con lo cual desde el pasado martes es materialmente imposible ya poder cruzar con vehículos de un lado al otro de la frontera hispanolusa.

“La situación está muy mal, es muy grave, y si hay cierre de fronteras, hay cierre de fronteras, y hay que cumplirlo al cien por cien por todos si queremos que sirva de algo y frenar la pandemia del coronavirus. Si no lo hacemos así y solamente cerramos las carreteras al final mucha gente hace vida normal entre Aliste y Tras Os Montes aprovechando la picaresca de utilizar los caminos de tierra, por muchos de los cuales se puede circular bien con coches”, señala una autoridad lusa.

Entre los caminos cortados por Portugal, que forman parte de las últimas restricciones, están los que unen Alcañices con la aldea de Sao Martinho de Angueira, donde hay hasta cuatro diferentes conexiones diferentes. Destaca el camino que discurre junto a la ribera del río Angueira y que ya antiguamente era utilizado por los alistanos y trasmontanos para desplazarse con sus caballerías y carruajes a hacer la molienda de cereal hasta el “Molino de don Alonso”.

El camino de tierra más transitado habitualmente suele ser el que va desde la Nacional 122 en la localidad de Ceadea a la aldea de Cicouro, en el municipio de Miranda do Douro, el cual al tratarse de una pista de tierra en bastantes buenas condiciones permite el tránsito de turismos. Otro de ellos es el “camino Moriscos” entre Arcillera de Aliste y Cicouro. También se han cortado los caminos de Moveros y Constantim y los de Paradela a Castro de Alcañices e Ifanes a Brandilanes.

Tanto españoles como portugueses ven incluso normal el cierre total, sin embargo, autoridades y ciudadanos alistanos lo que no entienden y critican es que en el caso del concelho de Miranda do Douro “hayan venido a cortanos los caminos a nosotros, han entrado a cortarlos en territorio español, y los suyos no los cortan. No tiene potestad para hacerlo”.

El problema se centra en que estos caminos son de vital importancia en caso de incendios forestales, por lo cual se entiende que los deberían haber cortado a ambos lados de la Raya o en caso de hacer un solo corte hacerlo en territorio portugués. Durante el primer estado de alarma de la pandemia se dio el mismo caso e incluso después de que abriesen las carreteras España tuvo que ordenar abrir los caminos que seguían cerrados.



Zanjas abiertas para evitar el paso. | Ch. S.

La Raya en Zamora linda con el distrito de Braganza, uno de los 18 que, junto con Madeira y Azores, conforman Portugal. Ocupa una superficie total de 6.598,55 kilómetros cuadrados y cuenta con una a población de alrededor de 136.252 habitantes, distribuidos en 12 concelhos y 299 freguesías. Tres des su concelhos, los de Braganza, Vimioso y Miranda do Douro limitan con Aliste compartiendo más de 100 kilómetros de frontera, la mayor parte de ella seca y también un tramo de mojada: aguas internacionales del río Manzanas en Riomanzanas-Guadramil, Villarino Manzanas-Petisqueira, Moldones y Figueruela de Abajo- Sao Julia, Nuez y San Martín del Pedroso Quintanilha y Latedo-Val de Pena. De esta manera históricamente la vida diaria de los habitantes de uno y otro lado ha estado unida durante siglos.



Una máquina abriendo las zanjas. | Ch. S.


2 de febrero 2020

En LA OPINIÓN DE ZAMORA

La República Portuguesa mantendrá cerradas totalmente al tráfico de vehículos y personas durante, de momento diez días, todas las carreteras de carácter secundario que comunican a los concelhos lusos fronterizos de Braganza, Vimioso y Miranda do Douro con la comarca de Aliste en la provincia de Zamora en España. Dichas vías de comunicación están cerradas desde las 00 horas del domingo y así se mantendrán hasta las 24 horas del día 10 de febrero.

La provincia de Zamora cuenta con un total de 16 pasos asfaltados que conexionan directamente con ciudades, aldeas y freguesías de la rayana región de Tras os Montes y Alto Douro en Portugal.
Los restaurantes de carretera piden poder dar servicio a los camioneros en la N-122

La siete carreteras provinciales, dependientes de la Diputación de Zamora, cerradas son las ZA-L-2423 de Brandilanes a Ifanes, ZA-L-2435 de Castro de Alcañices a Paradela, ZA-2435 de Moveros a Constantim y la ZA- 2440, más conocida a nivel popular como de “Tres Marras” de Alcañices hacia Sao Martinho de Angueira y Cicouro: todas ellas partiendo de la Nacional 122 hacia el concelho de Miranda do Douro. En quinto lugar esta la de Villarino tras la Sierra a la freguesía de Vale de Frades en el concelho de Vimioso. Se puede acceder a ella desde la Nacional 122 hasta Villarino bien por Santa Ana o por San Mamed.

La otras dos carreteras conexionan el municipio de Figueruela de Arriba con el concelho de Braganza: la ZA-L-2449 se abre en dos ramales uno que va de Villarino de Manzanas a Petisqueira y el otro de Riomanzanas a Guadramil.

La comarca de Aliste cuenta con el único paso fronterizo internacional que estará abierto las 24 horas del día dentro del Itinerario Europeo 82 de Helsinki a Oporto: carretera Nacional 122 de Zamora a San Martín del Pedroso y la Autopista Trasmontana (A4) de Quintanilha a Amarante y Vila Real por el “Túnel de Marao”.

En este caso, se cierra al tráfico la nueva “Variante del Puente Internacional” que cruza por el mítico “Monte Pedroso” y el río Manzanas y se desvía el tráfico de todos los camiones, autocares y turismos por el la antigua Nacional 122 que cruza por dentro del casco urbano de San Martín del Pedroso para pasar por el “Puente Internacional” viejo. Los controles están en el lado portugués entre el río y el santuario de Nuestra Señora la Virgen de la Ribera (“La Riberinha”).

En Quintanilha el control de entrada a España desde Portugal lo realizan los efectivos de la Policía Nacional y el control de salida de España hacia Portugal lo hace la SEF (Servicio de Extranjeros y Fronteras) y la GNR (Guarda Nacional Republicana).

El nuevo recorrido alternativo aconseja circular con precaución dado que, mientras la Nacional 122 mantiene una calzada adecuada, en el lado portugués, desde el río Manzanas y hasta volver a enlazar con la Autopista trasmontana mantiene la estrechez del antiguo Itinerario Principal (IP4). Todo un problema teniendo en cuenta que la mayor parte del tráfico actualmente es de transporte pesado internacional de mercancías.



Carretera cortada en la frontera entre Moveros y Constantim. | Ch. S.

Excepcionalmente hay otro punto de paso de lunes a viernes en Miranda do Douro con horario restringido de mañana y tarde de 8 a 10 por la mañana y de 19 a 21 por la tarde. En esas horas se abre el paso fronterizo y cumpliendo los requisitos de entrada en España.

El cierre de fronteras perjudica de manera notoria a Alcañices y Moveros cuyos comercios suelen tener mucha clientela portuguesa. En Moveros, aparte de las dos alfarerías de los Pascual “Mari Carmen” y “Paco” hay un bar y zapatería y una tienda y carnicería.

Sergio López Vaquero, alcalde del Ayuntamiento de Fonfría, con tres carreteras fronterizas cerradas al tráfico, señala que “La vía más afectada es la de Moveros pues por ella vienen muchos portugueses a hacer su compras a Moveros y las ambulancias portuguesas de la zona de Miranda do Douro para trasladar pacientes por la Nacional 122 al hospital de Braganza. Nuestro deseo es que mejore la situación del Covid-19 en Portugal y en España y se pueda recobrar la normalidad cuanto antes”.

En el caso de Alcañices “Agrocentro Turiel” y “Domoga” son los principales perjudicados pues en ellos se abastecen la amplia mayoría de los ganaderos trasmontanos. Hay que tener en cuenta que Tras Os Montes y Alto Douro no es una zona cerealista y las fábricas de pienso compuesto brillan por su inexistencia, con lo cual la alternativa pasa por comprar en Alcañices. Obviamente la ausencia de compradores lusos también perjudica a los otros comercios. De hecho el domingo y el lunes ya se noto la escasez de portugueses.

Ramiro Fernandes Pires vecino de Sao Martinho de Angueira y visitante casi a diario de Aliste se muestra resignado: “Para nosotros los portugueses es muy importante que estén abiertas las carreteras pues hacemos tanta vida en España como en Portugal, pero somos coherentes y reconocemos que ahora mismo la salud es lo primero.”.

En el caso de Trabazos, el otro pueblo con bares, restaurantes y comercios, se sitúa cerca del paso fronterizo de Quintanilha.
Para Marcos Senández Fernández, cocinero y gerente del hostal restaurante “Los Castaños” de Trabazos: “En nuestra tierra alistana, comarca, pequeña y acogedora, no nos podemos mover en base a leyes que nos vienen de Valladolid o Madrid, ya que durante la pandemia en el 80% de las ocasiones en nuestra comarca hemos tenido una incidencia mínima. Este último cierre ya nos ha terminado de matar, en un caso como el mio que soy un joven emprendedor que llevo dos años con el negocio me han matado. Se tienen que dar cuenta que el motor económico de España es la hostelería y si la hostelería no funciona no funcionan muchísimas empresas y con ellos el sueldo de muchísimas personas y familias. No entiendo que nosotros que somos un restaurante de carretera junto a la Nacional 122, no podamos dar servicio a los camioneros que son un servicio esencial y no tienen ni donde comer; soy un joven emprendedor que tiene su vida y su ilusión en su negocio alistano por delante y que no me la van a quitar”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.