Cuotas de Pesca 2021) Galicia acusa a Bruselas de ser insensibles en plena pandemia



Galicia lamenta la falta de sensibilidad de Bruselas en la fijación de las cuotas de pesca para 2021 en plena pandemia por la covid-19. El Ejecutivo gallego califica de sumamente decepcionante el resultado obtenido en el Consejo de Ministros de Pesca de la UE de diciembre pues solo se mejoró un 0,75% la propuesta inicial de la Comisión Europea tras muchas horas de negociación. La Consellería del Mar destaca el esfuerzo realizado por el sector pesquero durante el estado de alarma por el coronavirus para suministrar alimentos de calidad a la ciudadanía, algo que las autoridades europeas no tuvieron en cuenta a la hora de fijar las posibilidades de captura en el Cantábrico-Noroeste y aguas de Francia. La Xunta recuerda que lleva dos años esperando a que las restantes administraciones implicadas en el dragado de la ría del Burgo respondan a su propuesta de plan social para apoyar a los mariscadores afectados por las obras

La directora general de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica, Mercedes Rodríguez, lamentó hoy la falta de sensibilidad mostrada por la Comisión Europea en la fijación de las posibilidades de pesca para 2021 en aguas del Cantábrico-Noroeste y Francia pues no tuvo en cuenta la situación actual de pandemia y las dificultades que entraña para la actividad de la flota. La representante de la Consellería del Mar recordó además el importante esfuerzo que hizo el sector pesquero durante el estado de alarma saliendo a faenar para suministrar alimentos de calidad a la ciudadanía pese la que muchas veces no salía rentable.

Mercedes Rodríguez expuso en la Comisión 8ª de Pesca y Marisqueo del Parlamento gallego el análisis que hace Galicia del resultado obtenido en el tradicional Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea de diciembre, en el que Consellería del Mar acompañó al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en representación de las comunidades autónomas españolas. El resultado, subrayó, fue sumamente decepcionante al obtenerse mejoras muy leves respecto a la propuesta inicial de la Comisión Europea tras muchas horas de negociación.

El acuerdo conseguido solo incluye los totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas del Cantábrico-Noroeste y aguas de Francia -no los compartidos con el Reino Unido- por lo que se reducen a 17 pesquerías. El resultado obtenido, detalló la directora general de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica, solo supuso una mejora del 0,75% respecto a la propuesta inicial de la Comisión Europea en el conjunto de aguas del Cantábrico y del golfo de Vizcaya, unos avances fruto de las negociaciones que se reducen al 0,36% en el caso del caladero Cantábrico-Noroeste. Esta situación derivó en un recorte de las posibilidades de pesca en estas últimas aguas del 7,6% para la flota española en relación con las establecidas en 2020.

La representante del Ejecutivo gallego recordó que el acuerdo supone la rebaja de las posibilidades de pesca en 13 de esos 17 stocks, la subida en solo tres y la estabilidad en uno, con recortes importantes para la flota gallega cómo lo del 5% para la merluza sur u otros en el Cantábrico cómo lo del 20% para el abadejo y el lenguado, del 12,5% para el rape, del 7% para el gallo o el del 56% para la solla.

Por eso, Mercedes Rodríguez calificó el acuerdo conseguido como muy negativo en aguas del Cantábrico a la espera del que pueda ocurrir en aguas de Gran Sol, en el que se asignaron el 25% de las cuotas establecidas en 2020 para el primer trimestre de este año a la espera de fijar las posibilidades de captura para el resto del ejercicio mediante la negociación entre el Reino Unido y la Comisión Europea.
Dragado del Burgo

La secretaria general técnica de la Consellería del Mar, Silvia Cortiñas, por su parte, expuso la predisposición de la Xunta a reunirse con la cofradía de pescadores de A Coruña y con el resto de administraciones implicadas -el Gobierno central y los ayuntamientos del entorno- para abordar el establecimiento de un plan social que ofrezca compensaciones económicas a los mariscadores de la zona mientras duren las obras de dragado de la ría del Burgo.

La representante del Ejecutivo gallego recordó que, a pesar de que es el promotor de la obra -en este caso el Estado- quien debe hacerse cargo de las indemnizaciones, la Xunta ya propuso en enero de 2019 el diseño de un plan social en el que participaran tanto las administraciones estatal y autonómica como los ayuntamientos de la zona para compensar a los profesionales afectados. Una propuesta sobre la que el Gobierno autonómico no obtuvo ningún tipo de respuesta.

Por eso, Silvia Cortiñas defendió la necesidad de que se impliquen todas las administraciones en la busca de una solución al igual que hicieron en su momento para conseguir mejoras de su interés durante el proceso de elaboración del proyecto de las obras. En este sentido, la secretaria general técnica reiteró que la Xunta lleva dos años esperando la que las restantes administraciones implicadas en el dragado de la ría del Burgo respondan a su propuesta de plan social para apoyar a los mariscadores afectados por los trabajos.

Mientras, la directora general de Desarrollo Pesquero, Susana Rodríguez, analizó la situación de los bancos marisqueros de Lombos do Ulla, Boido y Cabío, en la ría de Arousa, y aclaró que se trata de una unidad de gestión que se rige por el plan de gestión aprobado a la Asociación de Rañeiras/os de la Ría de Arousa. En el marco de este plan, explicó la representante de la Consellería del Mar, se aplican medidas de conservación que incluyen, entre otras, labores de control de la explotación, actividades de semicultivo y el seguimiento de la explotación así como la obtención de datos para la correcta gestión de los recursos. A esto se suma el programa de seguimiento científico de la Xunta, que permite disponer de información sobre el estado de los recursos y que ya fue trasladada a las cofradías afectadas.

Susana Rodríguez también recordó que el Ejecutivo gallego aprobó desde 2015 más de 40 proyectos en la ría de Arousa al amparo de las líneas de ayudas para acciones colectivas de conservación y restauración de la biodiversidad y de los ecosistemas marinos en el marco de actividades marisqueras sostenibles. Esta aportaciones rondaron los 1,6 millones de euros e implicaron actuaciones en una superficie de casi medio millón de metros cuadrados así como la siembra de casi 20 millones de unidades de almeja babosa. Unos trabajos a los que se sumaron otras acciones de conservación y restauración de las zonas de libre marisqueo.

La directora general de Desarrollo Pesquero explicó que la labor en este ámbito es constante y subrayó que la Consellería del Mar desarrolló en los últimos años varios proyectos de investigación para el control y mejora de la producción marisquera en la ría de Arousa así como para conocer el impacto del parásito marteiliose en el berberecho con el objetivo de mejorar la gestión de los recursos y evitar los efectos perjudiciales de la enfermedad en la actividad del sector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.