162 arenales de 66 ayuntamientos forman parte de la Red Gallega de Playas Sin Humo

 La Red Gallega de Playas sin Humo, cuenta con un total de 162 arenales pertenecientes a 66 ayuntamientos. La evolución de la red, que inició su andadura en el año 2016 partiendo de una iniciativa de sensibilización contra el tabaquismo del Ayuntamiento de Baiona en 2012, está siendo muy significativa, pasando de 26 playas de 19 ayuntamientos en 2016, a 162 arenales de playas pertenecientes a 66 ayuntamientos en la actualidad.

Esto supone que el 31,9% de las 508 playas gallegas están integradas en el programa, concretamente el 30,1% de las marítimas (132 de 438) y el 42,9% de las fluviales (30 de 70). Respecto del año pasado, la participación se incrementó con 21 playas más, un 14,9% más que las 141 de 2019; y dos ayuntamientos más, pasando de 64 a 66.

Hace falta destacar que el 57,5% de los 115 ayuntamientos que tienen playas, bien sean marítimas o fluviales tienen al menos una playa sin humo. Además, 14 de los 66 ayuntamientos participantes, el 21,2%, consiguieron el diploma oro, que es el máximo nivel al que poder optar un ayuntamiento por declarar todas sus playas libre de humo. Así mismo hay 11 ayuntamientos con diploma plata, que se consigue al tener como mínimo la mitad de los arenales declarados sin humo de tabaco

Si desglosamos los datos por provincias, vemos que A Coruña tiene inscritas en la red 63 playas de 25 ayuntamientos. De ellos, 9 tienen diploma de oro: Corcubión, Mañón), Rianxo, Noia, Cedeira, Ponteceso, Dumbría, Cabana de Bergantiños y Laxe. Otros cinco ayuntamientos tienen el diploma de plata. Son Bergondo, Cabanas, Camariñas, Fene y Ortigueira.

La provincia de Lugo tiene 26 playas de 14 ayuntamientos pertenecientes a Red Gallega de Playas sin Humo. El ayuntamiento de Barreiros tiene el diploma de oro y los de Cervo y O Vicedo el de plata.

En cuanto a provincia de Ourense, tiene 10 playas en 8 ayuntamientos, mientras que la de Pontevedra registra 63 playas en 19 ayuntamientos. De ellos, los ayuntamientos de Baiona, Redondela, Vilaboa y Cerdedo-Cotobade obtuvieron el diploma de oro, mientras que A Guarda, Cambados, Poio y Sanxenxo consiguieron el de plata.

La red nació con un fin educativo y de sensibilización social, recalcando la importancia de la conducta de los adultos ante los más pequeños, como figuras modélicas que son. El objetivo es que la juventud sepa que el normal es no fumar y avanzar y cambiar la percepción social sobre el tabaco, al objeto de convertir este entorno en educativo y preventivo. El objetivo de la Consellería de Sanidad es conseguir que, en los próximos años, todas las playas gallegas formen parte de la red.

En las playas sin humo no se puede fumar en la zona del arenal, quedando excluidas las zonas al aire libre de los locales de hostelería situados en ellas. No existe vigilancia, ni sanción para el incumplimiento, es una elección voluntaria y personal seleccionar una playa sin humo como lugar de ocio, y por lo tanto su cumplimiento es una responsabilidad personal consiguiendo así la participación activa de la sociedad.

Galicia es pionera en la creación de la primera red de playas sin humo, siendo el referente nacional en la ampliación de espacios al aire libre no regulados por la normativa vigente. La iniciativa está teniendo una gran acogida fuera de nuestra comunidad y Consellería de Sanidad facilitó asesoramiento e información la otras comunidades siendo Murcia la primera en continuar el ejemplo de Galicia, además de Asturias, Cataluña, Canarias, Baleares, Andalucía y la Comunidad Valenciana que ya tienen creada su propia red.