Sobre la "carnicería" arbórea de la Gran Vía viguesa, "los ángeles exterminadores" , "los guardias de la revolución" y "los 100.000 hijos de San Luis"

"Los ángeles exterminadores" de los árboles de la Gran Vía, en Vigo, andan estos días de nuevo cargándose más árboles que desde hace muchas décadas allí estaban. Y unos cuantos vecinos, sensibles al hecho, suben por las paredes.
Mientras, en los foros de los medios de comunicación, a los que se atrevan a cuestionar la tala escandalosa, se les pasa a cuchillo dialéctico mediante pertinaces post allí colocados las veces que haga falta por los llamados "guardias de la revolución" caballerista, que enseguida invocan "los 100.000 votos" como si fueren el auxilio de "los 100.000 hijos de San Luis".
El caso es que más pronto que tarde, poco a poco, eso sí, a la Gran Vía, de Vigo, no la va a conocer ni la madre que la parió. El precio, entre otras cosas, además de los millones del erario público que el asunto cuesta, es cargarse un montón de árboles de apariencia hermosa (el alcalde dice que están "todos podridos" y son un peligro) y que para llegar a su estado tan impresionante necesitaron de décadas y décadas de existencia. Todo, para acabar poniendo una cinta transportadora acristalada y coloreada, para que, según el regidor, suban los viejos la cuesta sin hacer esfuerzos.
Volviendo a los árboles : si estaban podridos -cosa que debería verificarse con cierta redundancia de informes de peritos (plural) y no -al parecer- de tan solo un perito firmante de informe- sería porque los sucesivos gobiernos municipales en Vigo -incluido el ya longevo del señor Caballero- no actuaron a tiempo, tratando el arbolado ante enfermedades y dejando que... se pudriesen. 
LUIS ARTIME


Ya queda muy poco, pronto no quedará nada, del aspecto -este- que meses atrás
tenía la Gran Vía, de Vigo. Si en su tiempo en Vigo, a la Gran Vía le llamaban
la "Gran Vía del Generalísimo", bien se podría denominar en Vigo, ahora, a la Gran Vía
que viene, la "Gran Vía de Abel Caballero", en homenaje a los desvelos del actual
regidor para evitar -según el- que a cualquier vigués pueda caerle un árbol encima.
"El 24 de agosto de 1945, Francisco Franco realizaba el recorrido inaugural del trazado completo de la Gran Vía, que desde octubre de 1936 se llamaba Gran Vía del Generalísimo aunque entonces solo contase con algo más de diez edificios, entre ellos el de Cluny", recuerda en su hemeroteca "La Voz de Galicia". La culminación del proyecto duró 35 años, ya que fue en 1910 cuando la corporación municipal había comenzaba a planificar su existencia. El verdadero impulsor de esta vía fue el alcalde Luis Suárez-Llano, apoyándose en el plan de alineaciones del ingeniero Manuel Cominges. Ahora, Abel Caballero, poco 
a poco, pondrá la Gran Vía patas arriba y de lo que hasta ahora era, poco quedará... tiempo
al tiempo, como ya vamos viendo venir...



Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes