La Vida sigue igual...

Veamos qué nos cuenta de estos días post-elecciones, Xerardo Rodríguez...

La dana meteorológica se ha ido con su música a otra parte. Aquí no pudo con la euforia de vencedores y vencidos, que en mi municipio casi un setenta por ciento de la población pasó de votar y de la política de los grandes expresos europeos, porque lo que pide mí gente es trenes de cercanías para ir a la playa, a la ciudad próxima o a ver a ese amigo que aún le queda en el Barbanza y pasear con él por Corcubión, como en los viejos tiempos.

A quién le queda humor para votar es a Genoveva Rodríguez con sus 111 años encima de su ancianidad y con el honorable título de “la abuela de Galicia”. Aunque yo tengo la teoría de que hubo quien la llevó para hacerle la pintoresca foto de la jornada votando en silla de ruedas para que saliera en el periódico, junto a otros monfortinos.

Resulta que los gallegos también somos europeos pero nuestras ciudades y villas están pésimamente comunicadas entre sí. Si quieres aprovechar el día para hacer turismo o vas de autobús en autobús, si te sabes las rutas de la selva de carreteras que nos han construido, o convences a tu hijo para que convenza a su pareja y sea él quien te lleve de excursión.

—- ¿E logo que pasóu?

—- Pasóu o que pasóu; e dicir, despois de outras elecións as cousas siguen igual de mal e igual de ben, según sexas pobre ou rico.

—- E ises de extrema dereita…

—- Siguen subindo coma os precios das cousas.

—- ¡E que manda o Capital, coma cando Franco!

—- Non sei si son os mesmos, pero istes tamén tocan a corneta e cantan as mesmas cancións.

Mis paisanos te están muy hartos…

—- E algúns non saben falar de outra cousa que non sexa de…