COVID) Los ahora doblemente jodidos y los que están jodiendo...

Había dicho en su día don Camilo que no es lo mismo estar dormido que durmiendo, al igual que no es lo mismo estar jodido que jodiendo...

La clase política, tanto en Portugal como en España, alentó en la pasada Navidad, con su permisividad, con su bueno, en fin, procuren pero si al final el allegado viene... No tuvieron cojones, vamos así a decirlo claro, para -a costa de perder simpatías y votos- impedir lo que muchos acabaron haciendo. Y ahora... pasadas las fiestas, viene la hecatombe y el tío Paco con la rebaja. 

El que gobierna, donde sea, debería haber asumido en todo momento su responsabilidad. Y no hacer lo que se hizo y... que ahora, justos y pecadores, hayan de pagar las consecuencias. Porque hay una masa importante de la población, tanto en España como en Portugal que sí hizo los deberes, que sí fue responsable, que no necesitó que le prohibiesen nada, para sin embargo comportarse con máximos cuidados, con auto-restricciones, con enorme sacrificio. Esos se jodieron en Navidad y ahora van a continuar jodiéndose con lo que los políticos a la salida de la Fiesta nos imponen por pelotas y porque tienen los "estados de alarma, emergencia" (o como se llamen) para respaldar sus acciones a la desesperada, en plan palos de ciego en no pocos casos.

Los otros ciudadanos, los irresponsables, los que desafiaron al destino con sus irresponsables conductas, amparadas en las actitudes ambiguas de los gobernantes, disfrutaron de "su" Navidad, buena parte de ellos contribuyeron a extender la peste esta y... ahora, es cierto que acaban jodidos, sí, pero también jodiéndonos a los demás, con las no pocas semanas de "cárcel" que por casi todas partes se avecinan.

Los ciudadanos responsables, que son una mayoría, tanto en España como en Portugal, empiezan a estar cansados del bailar entre dos aguas de los gobernantes, pero también de la negligencia de quienes hicieron la fiesta en Navidad a costa de joder a los demás.

Perdonen ustedes el tono, el lenguaje, las palabras altisonantes de este texto. Pero no es para menos... en vez de haber ido quemando etapas con cuidado, con prudentes acciones  hasta la vacunación general (y no andar con prisas y a correr en el caso de esta) hemos sido condenados a vivir todos los días a salto de mata por irresponsables, caraduras y oportunistas.

¡Ya está bien!.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.