Recorte de cuotas que propone Bruselas amenaza seriamente los ingresos del arrastre de litoral

El arrastre de litoral sufriría el 64% de la caída de ingresos de la flota gallega por el recorte de cuotas propuesto por Bruselas en el Cantábrico-Noroeste para 2021

Un informe del Ejecutivo gallego muestra que las reducciones de las posibilidades de captura defendidas por Bruselas para especies como la merluza, el rape o el gallo pueden tener un impacto potencial en la facturación de este segmento de buques de 8 millones de euros, alrededor de 150.000 euros al año por embarcación

 
El documento analizado en el Consejo Gallego de Pesca cuantifica en cuatro millones el posible impacto en las artes menores, con especial incidencia en algunos barcos para los que estas especies suponen más de la mitad de sus ventas

La propuesta de la Comisión Europea afectaría a un total de 2.300 tripulantes, que podrían ver reducidas sus retribuciones en un promedio de 2.000 euros anuales, y tendría un incidencia indirecta de 6,6 millones de euros en las empresas de abastecimiento de recursos como combustible, hielo o víveres

El impacto potencial en el conjunto de la economía gallega rondaría los 29 millones de euros por lo que la Xunta recuerda la importancia de que la gestión pesquera tenga en cuenta tanto los aspectos medioambientales como los económicos y sociales



La propuesta de Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas realizada por Bruselas para el año que viene en el caladero Cantábrico-Noroeste -las aguas de Gran Sol y Francia no están incluidas en esa propuesta a la espera de las negociaciones sobre el brexit- tendría un impacto potencial directo de alrededor de ocho millones de euros en la flota gallega de arrastre de litoral, cerca del 64% de la caída de ingresos estimada para el conjunto de la flota de la comunidad, que asciende a 12,5 millones de euros.
Estas cifras aparecen recogidas en un informe socioeconómico elaborado por la Consellería del Mar para la defensa de los intereses de la flota gallega y española en el decisivo Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea de la próxima semana en Bruselas -en el que se fijarán las posibilidades de captura de 2021- y que el Ejecutivo gallego le presentó hoy al sector en el Consejo Gallego de Pesca. Este documento también fue entregado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para que lo emplee en el encuentro de la próxima semana en Bruselas, en el que Galicia acompañará a la delegación española en representación de las comunidades autónomas, así como a la Comisión Europea, Consejo y Parlamento Europeo.
El análisis realizado por la Xunta cifra el posible impacto de las propuestas de reducciones de capturas en el Cantábrico-Noroeste -entre las que se incluyen las del 13% para la merluza sur y para el rape o la del 11% para el gallo-, en una incidencia potencial en los ingresos de cada buque de arrastre de 150.000 euros al año.

El segundo segmento de flota más afectado en Galicia por la propuesta de Bruselas sería el de artes menores, con un posible descenso de sus ingresos de cerca de cuatro millones de euros, casi el 30% del potencial impacto directo para el conjunto de los buques gallegos. Esa incidencia es mayor para unos 136 barcos especialmente dependientes de estas especies, para los que suponen más del 25% de sus ingresos anuales, aumentando ese impacto para una veintena de buques que tienen más de la mitad de sus ventas asentadas en estos recursos. Esta situación lleva a que el impacto potencial por buque de artes menores oscile entre un promedio de cerca de 1.000 euros anuales y un máximo de 14.500 euros.

El informe también cuantifica la incidencia en el sector desde el punto de vista laboral y muestra que las propuestas de reducción de cuotas hechas por Bruselas afectarían a más de 2.300 tripulantes de la flota gallega del Cantábrico-Noroeste, con un impacto potencial sobre los salarios de los marineros de más de 4,6 millones. De este modo, las retribuciones de los tripulantes de los buques podrían verse reducidas en un promedio de casi 2.000 euros anuales.
La estimación realizada por Galicia no solo tiene en cuenta el impacto directo en la flota y en sus tripulantes sino también la incidencia indirecta sobre los bienes y servicios proveídos a los barcos, que sería de más de 6,6 millones de euros incluyendo los gastos de abastecimiento de combustible, hielo, víveres, servicios de reparación o administrativos, entre otros.

Impacto en la economía gallega

La caída potencial del conjunto de estas actividades llevaría la que el impacto global sobre la economía gallega ascendiera a más de 29 millones de euros con la propuesta actual de Bruselas para las aguas del Cantábrico-Noroeste toda vez que el sector pesquero tiene incidencia de alguna manera en 64 de las 81 ramas de actividad económica existentes en la comunidad.
Ante esta situación, Galicia espera que los argumentos defendidos por la Comunidad y por España sean tenidos en cuenta en el Consejo de Ministros de Pesca de la próxima semana y que se puedan contrarrestar las propuestas de recorte de las posibilidades de captura realizadas por la Comisión Europea. En este sentido, el Ejecutivo gallego recuerda la importancia de que en la fijación de las cuotas de pesca y en la gestión de los recursos se tengan en cuenta tanto los aspectos medioambientales como los económicos y sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.