Objetivo en Bruselas : contrarrestar la propuesta de reducción de cuotas

Galicia trabajará en Bruselas para contrarrestar la propuesta de reducción de cuotas en 2021 y pedirá que se tengan en cuenta los aspectos socieconómicos.

La comunidad gallega acompañará al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en representación de las autonomías españolas al Consejo de Ministros de Pesca de la UE de esta semana en el que se fijarán las posibilidades de captura del año que viene.

 

La Consellería del Mar demandará flexibilidad en la fijación de las cuotas de pesca habida cuenta el buen estado en el que se encuentran los caladeros en los que faenan las flotas española y gallega

El Ejecutivo gallego cuenta con un informe que muestra que la propuesta de reducción de las posibilidades de pesca hecha por la Comisión Europea tendría un impacto directo potencial de más de 12 millones de euros en la flota gallega y de alrededor de 30 millones en el conjunto de la economía de la comunidad

Galicia lamenta la incertidumbre sobre el brexit y sobre la indefinición que genera en la propuesta de TAC y cuotas del año que viene para los caladeros de Gran Sol y Francia puesto que los plazos para decidir sobre esta zona de pesca son cortos


La conselleira del Mar, Rosa Quintana, acompaña este martes y miércoles al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en el Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea en el que se negociarán los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas del año que viene. En este encuentro Galicia defenderá con argumentos e informes a necesidad de que haya flexibilidad en la gestión de las pesqueras, especialmente habida cuenta el buen estado en el que se encuentran los caladeros en los que faenan las flotas española y gallega.

La comunidad gallega trabajó en las últimas semanas en la preparación de los argumentos e informes necesarios para contrarrestar la propuesta realizada por Bruselas para el caladero Cantábrico-Noroeste y la de transición para el Gran Sol y volverá a incidir en la importancia de que, más que nunca, se tengan en cuenta no solo los aspectos medioambientales sino también los económicos y sociales.

Precisamente, entre los argumentos recopilados y las estimaciones realizadas por Galicia se incluye un informe -que ya fue entregado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a la Comisión Europea, al Consejo y al Parlamento Europeo- sobre el potencial impacto que tendrían los recortes propuestos en el Cantábrico-Noroeste para la flota española y gallega. Ese documento muestra que las rebajas de las posibilidades de pesca tendrían un impacto potencial directo en la flota gallega de alrededor de 12,5 millones de euros, cifra que rondaría los 30 millones incluyendo su incidencia en el conjunto de la economía gallega, y afectaría a 2.300 tripulantes.

Galicia considera que la propuesta hecha por el Ejecutivo comunitario para las pesquerías del Cantábrico-Noroeste es claramente negativa al incluir propuestas de recortes como las del 13% para la merluza y el rape y la del 11% para el gallo, entre otras. De hecho, el único incremento que recoge es en el jurel, tanto en aguas del Cantábrico como al sur de Finisterre.

Por eso, la Consellería del Mar ya mantuvo distintas reuniones y contactos con las autoridades españolas y europeas -entre ellas la directora general de Asuntos Marítimos y Pesca (DG MARE) de la Comisión Europea, Charlina Vitcheva, y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas,- para trasladarles la postura de Galicia sobre este asunto y buscar un resultado positivo en la negociación.

Además, la comunidad gallega recuerda que en la situación actual, con una crisis económica derivada de la alerta sanitaria por el coronavirus, es necesario tener mayor sensibilidad que nunca hacia los aspectos económicos y sociales pues las decisiones sobre la gestión de las pesquerías incide en millares de familias de Galicia y del resto de las regiones costeras europeas.

Entre las demandas del Ejecutivo gallego también está que en las especies pelágicas, con gran presencia en el caladero Cantábrico-Noroeste, se debería tener en cuenta a necesidad de separar los TAC de acuerdo con su situación biológica así como aplicar fórmulas de flexibilidad en cuanto al solapamiento de stocks en determinadas zonas, caso del jurel o de la anchoa. A esto se suma la importancia de adecuar las medidas de gestión a la aplicación del deber de desembarque con especial atención a la selectividad de las artes empleadas y a la homogeneidad en la aplicación de medidas restrictivas sobre su uso.

En esta línea, la Xunta también expuso la trascendencia de que no haya diferencias entre las medidas adoptadas en unas zonas de pesca en relación con otras, para evitar agravios comparativos y una menor aceptación de las medidas por parte de los pescadores.

Galicia también lamenta la incertidumbre existente sobre el brexit y sobre la indefinición que este genera para la propuesta de TAC y cuotas del año que viene para los caladeros de Gran Sol y Francia puesto que los plazos para adoptar una decisión sobre esta zona de pesca son cortos y es preciso trabajar de forma rápida en la busca del mejor acuerdo posible sobre las posibilidades de pesca.

El Ejecutivo gallego defiende que el sector pesquero no sea utilizado como moneda de cambio en las negociaciones sobre el brexit y apuesta por un acuerdo que suponga mantener el statu quo mediante el acceso a las aguas británicas por parte de la flota europea y al mercado comunitario por parte de los productos pesqueros del Reino Unido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.