Galicia reduce más de medio millón de toneladas de gases de efecto invernadero

Galicia avanza hacia la neutralidad climática al reducir más de medio millón de toneladas de gases de efecto invernadero

La Consellería de Medio Ambiente acaba de publicar el informe sobre las emisiones GEI relativas al año 2018, período en el que se registró la emisión de 29,81 millones de toneladas, casi dos puntos menos que en el año anterior

 

En el Informe también se pone de relieve la progresiva descarbonización de la economía gallega, pues la reducción de emisiones de GEI se produce en un contexto donde el Producto Interior Bruto de Galicia crece en casi tres puntos

Los datos sobre las emisiones del sector directiva correspondientes al 2019 muestran que las 47 industrias que participan en el comercio de derechos de emisiones también disminuyeron en un 46%, pasando de los 15,5 millones de toneladas en 2018 a los 8,3 en el pasado año

La Xunta de Galicia elaboró una Estrategia Gallega de Cambio Climático y Energía 2050 donde uno de los objetivos prioritarios era avanzar hacia la neutralidad climática. Este reto está cada vez más cerca, tal y como demuestra el Informe sobre las emisiones de gases de efecto invernadero de Galicia, donde se acredita que la Comunidad gallega avanza de manera responsable hacia la neutralidad climática, al reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en unas 511.000 toneladas de CO2eq.
A lo largo del año 2018 en Galicia se emitieron 29,81 millones de toneladas de CO2, es decir un 1,7% menos que en el año anterior, según los datos facilitados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Las emisiones GEI totales de Galicia por sectores indican que las industrias asociadas al sector energético continúan a ser la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en Galicia, representando un 39,2% del total.
También destacan las aportaciones realizadas por el sector del transporte y de la industria no energética (suma de las emisiones derivadas de la combustión y de los procesos industriales), representando respectivamente un 19,5% y un 15,1% de las emisiones totales.

Este balance positivo, junto con el hecho de que el Producto Interior Bruto (PIB) de Galicia de 2018 creció un 2,8%, evidencia una progresiva descarbonización de nuestra economía, por lo que Galicia está mejorando su capacidad de respuesta y resiliencia contra el cambio climático.
Hace falta recordar que las emisiones de gases de efecto invernadero tienen una acción directa sobre el aumento de la temperatura de la tierra y, en consecuencia, sobre el cambio climático. La lucha contra este fenómeno global es uno de los objetivos prioritarios del Gobierno Gallego y seguirá siendo uno de los principales ejes de la actuación en los próximos años; con el fin de afianzar los resultados de los años anteriores, donde la evolución de las emisiones GEI producidos en Galicia respecto del nivel de 1990 es mejor que la del conjunto del Estado.

Las emisiones de gases de efecto invernadero en Galicia son monitorizados por dos fuentes principales de datos, por una parte las emisiones GEI totales de Galicia, que están disponibles dos años después de que se produzcan (es decir en el año 2020 el dato más actualizado corresponde al año 2018) y, por otra las emisiones del sector directiva, aquellas entidades que participan en el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, de los que se disponen de los datos en el año siguiente a lo que se produzcan.
Respecto del sector directiva en Galicia hay actualmente 47 instalaciones participantes en el sistema europeo de comercio de derechos de emisión (IU ETS), cuyas emisiones representaron hasta ahora aproximadamente la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestra Comunidad.

En el año 2019 las emisiones por parte de estos participante se redujo un 46,5% respecto de 2018, ya que pasaron de emitir 15,5 millones de toneladas a 8,3, es decir las 47 instalaciones industriales gallegas (participantes en el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero) emitieron 7,2 millones de toneladas de CO2 menos que en el año anterior.
Analizando la evolución de estos sectores, respecto del año anterior, todos experimentaron una merma en sus emisiones, siendo la generación de energía eléctrica producida con combustibles fósiles el sector en el que las emisiones de gases de efecto invernadero lo que presenta la mayor reducción, con un descenso de 6,7 Mt de CO2eq, lo que representa un 63,4% menos que el año anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.