BREAKING NEWS
latest

468x60

header-ad

"Hasta siempre, Carlos". El recuerdo afectuoso del doctor Príncipe al doctor Mantilla

"RIAS BAIXAS TRIBUNA" es una web que funciona sin ánimo de lucro alguno. Es de agradecer el interés que muestras por esta opción...

Carlos González Príncipe, alcalde que fue de Vigo entre 1991 y 1995, recordaba horas atrás, en el diario "La Voz de Galicia", la figura de Carlos Mantilla, a quien se despide en Vigo precisamente en la jornada de este miércoles, tras su fallecimiento avanzada la jornada del lunes.
En Rías Baixas Tribuna hemos publicado ya un obituario que pueden leer pulsando desde aquí. Pero estos apuntes del ex alcalde Príncipe, que tantas batallas políticas libró con Carlos Mantilla en su tiempo, bien merecen, con la debida venia, ser trasladados a ustedes, lectores de RBT. 
La foto que ilustra este artículo es de otro personaje inolvidable, lamentablemente también fallecido, el gran repórter que fue del "Faro de Vigo", Guillermo Cameselle. Nos muestra a un Carlos Príncipe y un Carlos Mantilla, muchos años atrás, entonces más bien jóvenes, en el balcón de la Alameda, en Pontevedra, con el edificio de la Diputación al fondo, de la que Mantilla era vicepresidente entonces.

Hasta siempre, Carlos

Durante muchos años nos hemos felicitado mutuamente nuestra onomástica y las Navidades, algunas veces hemos compartido momentos de ocio con nuestras respectivas familias, nuestras hijas más pequeñas se llaman igual y sobre todo durante un buen puñado de años hemos sido amigos a pesar de no pensar lo mismo, de tener diferente ideología, de militar en partidos políticos que competían entre sí y de enfrentarnos a la vida desde dos ópticas diferentes.

¿Entonces por qué te escribo yo este obituario? Si incluso hemos recurrido a los juzgados uno contra otro… Sin duda, la respuesta es que durante bastantes años hemos practicado la amistad, el trato respetuoso y tolerante con otra persona con la que convives mucho tiempo, basándose en la reciprocidad y la sinceridad.

Amistad, palabra que hoy es tabú en la vida política, pero que por aquellos años 80 en que nos conocimos, fue una práctica necesaria para hacer un Vigo mejor, a pesar de la reconversión industrial que sufrió nuestra ciudad y que yo defendí y tú criticaste con acidez.

Han pasado 37 años y Vigo ya no es la locomotora económica de Galicia. Eso dicen el informe Ardán y el informe Audit, que sobre niveles de renta publica todos los años el Ministerio de Hacienda a través de la Agencia Tributaria.

Ya no puedes jugar a fútbol playa en aquellos campos de O Vao, con nuestro común amigo Leri, porque estando yo como alcalde, la corporación en la que tú ya no estabas, decidimos optar afortunadamente por un modelo respetuoso con la naturaleza y no repetir el error de Samil.

Vigo sigue teniendo unos impuestos municipales altos, incluso más que en nuestra época, pero ahora ya no está en el PP tu voz grave para vapulearnos en el pleno ni la mía para llamaros conservaduros, con tu profundo cabreo.

Carlos, siento que con tu marcha se me va una parte de mi vida y se va un trozo de nuestra ciudad, veo cómo triunfa tu hija Elena en Madrid, lo está haciendo bien, y me pongo a pensar que el actual declive de Vigo provoca que nuestros hijos tengan que irse fuera para triunfar. Nosotros, tú y yo, escogimos quedarnos aquí porque Vigo era una ciudad de futuro y con oportunidades para gente que como tú y yo veníamos de abajo, yo del Calvario y tú del barrio del Pino…

Si queremos que Vigo tenga futuro, habrá que recuperar a la ciudad como ascensor social, habrá que recuperar la meritocracia y no dejar que los mediocres nos enfrenten. Habrá que construir lazos de unidad donde otros siembran muros de rencor y enfrentamiento. Habrá que sustituir el yo por el nosotros.


Carlos G. Príncipe.
alcalde de Vigo entre 1991 y 1995



« PREV
NEXT »