Productores de trigo, molineros y panaderos tradicionales pueden acogerse a la I.X.P. Pan Gallego

La Xunta anima a los productores de trigo, molineros y panaderos tradicionales a acogerse a la Indicación Geográfica Protegida (IXP) Pan Gallego. Así lo trasladó el conselleiro del Medio Rural, José González, en el acto de presentación de esta IXP que tuvo lugar en el pazo de Quián, donde estuvo acompañado por el director de la Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria (Agacal), José Luis Cabarcos.

En su intervención, el conselleiro puso de relieve que desde “la Xunta trabajamos para que el reconocimiento de nuestro pan sea una realidad dentro y fuera de Galicia”, con el objetivo de fomentar ”el cultivo de trigo y el consumo de pan”. Añadió que el pan gallego “no necesita de distintivos para distinguirse, pero que es más que merecedor de esta Indicación Geográfica Protegida”.

Asimismo, el titular de Medio Rural recordó que “va a entrar en breve en el Parlamento de Galicia la Ley de recuperación y puesta en valor de la tierra agraria de Galicia, que tiene por misión recuperar las partes abandonadas del territorio con actividad de valor añadido, como es la plantación de cereal para hacer este pan”. En la misma línea, el conselleiro concluyó que este producto no solo “destaca como punta de lanza de calidad”, sino que mismo puede ser considerado un auténtico “arte”.

Desde el Gobierno gallego se impulsó este acto de presentación en el Pazo de Quián para fomentar el registro de productores de trigo, molinos y panaderías, una vez había quedado constituido ya el consejo regulador de la nueva Indicación Geográfica Protegida. Así, se les explicó a los representantes de los tres sectores los requisitos y pasos necesarios para acogerse a la IXP Pan Gallego, un distintivo que permitirá poner en valor los productos elaborados en numerosos establecimientos familiares que están extendidos por toda la comunidad, sobre todo en las zonas rurales.

A mayores, esta indicación contribuirá a incentivar el cultivo de trigo en Galicia, lo que incidirá directamente en la mejora de las rentas de los agricultores, en la recuperación de las aldeas y mismo en la prevención de los incendios forestales, al actuar los terrenos de labradío como cortafuegos natural frente a los incendios.

Para seguir difundiendo las ventajas de adherirse a la IXP, se llevarán a cabo distintas jornadas informativas en las próximas semanas. Así, el 29 de octubre se convocará a los sectores implicados en Lugo, el 4 de noviembre en A Coruña, el día 6 en Ourense y el 10 de noviembre en Pontevedra.

Apoyo de la Xunta

Impulsado en 2015 por la Federación Gallega de Asociaciones de Fabricantes de Pan (Fegapan), este sello de calidad contó desde los inicios con el apoyo de la Xunta. El objetivo es poner de relieve un pan de corteza dura y crujiente, miga esponjosa y alveolado abundante e irregular, que se elabora de forma artesanal con harina de trigo blando, de la cual una parte –como mínimo el 25%– debe proceder de trigos cultivados en Galicia, pertenecientes a variedades y ecotipos autóctonos gallegos.

Además, su elaboración se caracteriza por la utilización de masa madre y de una elevada cantidad de agua, así como por los largos tiempos de fermentación y cocción, esta última siempre en hornos con solera de piedra u otros materiales refractarios.

Asimismo, la normativa de esta IXP establece los diferentes formatos tradicionales que se admiten, como el bollo o fogaza, el roscón, el bollo o tarta y la barra, así como los rangos de pesos que pueden tener las piezas. A mayores define las características de la corteza y de la miga, así como el aroma y el sabor del producto. Otra de las características de esta IXP es su presentación en envases individuales que incluirán su logotipo.