BREAKING NEWS
latest

468x60

header-ad

Las indignas colas del hambre. Algo que urge remediar tanto como la maldita Covid

Alguien puso, hace unos días, estas cuatro fotos en Internet, a través de una cuenta de Twitter. Son cuatro lugares diferentes de la geografía española, como podían ser muchos más diferentes, pero siempre con un denominador común : las colas del hambre. 

Se les llena la boca a los políticos con lo del "Estado de Alarma", el "toque de queda", la batalla contra la Covid, "lo derrotaremos todos unidos", etc. etc. etc. Tonos solemnes, rostros circunspectos, llamamientos por doquier ahora, después de haber echado a perder lo que se había logrado en primavera. "Es que fíjese, pasa en muchos otros países también"... No me cuenten ustedes historias, qué carajo me importa lo que en otros países "también pasa". 

Me importa lo más cercano, me importa que lo hemos hecho -todos, políticos y ciudadanos de a pie- mal, rematadamente mal y ahora pagamos las consecuencias. Que además de haber sido nosotros burros, lo hayan sido también en Suiza, en Austria, en la Conchinchina, no me sirve de consuelo...

Pero no podemos centrarnos solamente en eso, como tal vez pretendan algunos políticos. Lo que ahora urge es eso... dirán. Mal dicho : urge eso, si, pero también otras gravísimas cuestiones latentes. Que se agravan más en este tiempo de pandemia; que por las dificultades inherentes a la quiebra de negocios y empresas, aumento de parados, menor movilidad, a las cauciones que hay que tomar, distancias sociales y demás, se complican más si cabe...

Por eso no pueden ser más oportunas estas fotos, que alguien colocó en Twitter, como una pedrada en el charco, para salpicar a las adormecidas conciencias. Hay que hacer algo más de lo no mucho que se hace para poder ayudar a esta marea de gente, de indigentes concentrados en filas desesperantes, para al fin y al cabo mendigar algo que llevarse a la boca. 

Estamos en el siglo XXI : un Estado que se precie de preocuparse realmente por sus ciudadanos debería remediar este lamentable espectáculo diario y creciente en tantas y tantas ciudades. Estas fotos y no las fotos de memeces que a veces exhiben sus señorías en el Congreso, deberían de circular por los pasillos de los Ministerios, estar a las puertas de las sedes de los partidos políticos, en el buzón de los chalets confortables de no pocos que viven -y muy bien- como cargos públicos, a ver si un día se levantan diciendo vamos a poner de verdad remedio a esto, vamos a sustituir este espectáculo humillante por algo que devuelva la dignidad a esas personas, tan ciudadanos con derecho a la dignidad humana como el más poderoso de este país aún llamado España.







« PREV
NEXT »