Delegado de la Xunta en Ourense condena el desmantelamiento que Renfe está llevando a cabo

El delegado territorial de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén Castro, lamenta el progresivo desmantelamiento de los servicios ferroviarios en la provincia que resta competitividad al territorio e impide a los ciudadanos el ejercicio efectivo de su derecho a la movilidad para acudir al lugar de trabajo y enseñanza. Lo dijo durante el encuentro institucional con el alcalde de A Rúa, Álvaro Fernández, con quien compartió su preocupación por la supresión de infraestructuras y servicios, agravada esta semana con el anuncio de Renfe de cerrar la venta de billetes en las estaciones de A Rúa y de O Barco de Valdeorras.

“En la Xunta venimos denunciando de forma reiterada la enorme preocupación por la evolución de los servicios ferroviarios. Son muchos los escritos que la Consellería de Infraestructuras y Movilidad acaba de remitir a Renfe y al Ministerio reclamando la restitución de los servicios suprimidos, sin que por lo de ahora tengamos respuesta”, indicó el representante autonómico que reprochó al Gobierno central que esté suprimiendo servicios alegando la crisis sanitaria. “La red de servicios ferroviarios ya antes de la covid-19 era insuficiente para atender las necesidades de los gallegos”, sostuvo Alén Castro.

En el encuentro también trataron la demora de la ejecución por parte del Estado de la proyectada autovía A-76 (Ourense-Ponferrada) considerada por ambos representantes institucionales una vía de comunicación estratégica y de enorme importancia para la comarca de Valdeorras.

Nuevo centro salud

El delegado territorial analizó con el alcalde de A Rúa otros temas de interés para el municipio relacionados con la administración autonómica, entre los que destaca la necesidad de contar con un nuevo centro de salud. Gabriel Alén le trasladó a Álvaro Fernández el respaldo del Gobierno gallego a la construcción de esta infraestructura, tal y como se comprometieron en un protocolo de colaboración Xunta, Diputación y mismo el Ayuntamiento el pasado mes de enero. Para que este proyecto sea una realidad, según consta en el acuerdo, primero la administración local tendrá que poner a disposición del Sergas los terrenos y la institución provincial ejecutar las infraestructuras básicas y los accesos. Esta última actuación sigue comprometida, tal y como le trasladó el presidente de la Diputación, José Manuel Baltar, al delegado territorial en la reunión de trabajo que mantuvieron esta misma semana.

La reunión en A Rúa, al igual que las que mantuvo hoy con los alcaldes de Vilar de Barrio, Vilariño de Conso y Chandrexa de Queixa, se enmarca en la ronda de contactos con los alcaldes de la provincia que Alén Castro, luego de su toma de posesión como representante del Gobierno gallego, quiere desarrollar con el objetivo de conocer la realidad y las necesidades de los municipios ourensanos.