Residencias y centros de día con nuevas medidas para que puedan seguir abiertos aunque estén en concellos con restricciones

 La Xunta de Galicia dota los centros de día y residenciales de nuevos protocolos de prevención con medidas específicas aprobadas por el comité clínico, que entran en vigor mañana, viernes 18 de septiembre. El objetivo es mantener de manera segura la actividad en los centros de atención diurna y las visitas de familiares en las residencias, aunque estas instalaciones estén emplazadas en municipios o zonas geográficas con restricciones a causa de la covid-19.

Con las nuevas medidas se procura que los centros de día y ocupacionales puedan seguir funcionando con la mayor normalidad posible y que las residencias continúen abiertas a visitas. Para eso, tanto los centros de atención diurna como los residenciales tendrán que establecer grupos de convivencia estables de un máximo de 10 usuarios.

Además, se establecen tres niveles de riesgo con diferentes medidas en función de la aparición y control de un brote. Estos niveles se diferencian en bajo, medio o alto, cada uno de ellos con medidas que se escalonarán en función de la situación epidemiológica.

Niveles de riesgo en los centros de atención diurna

En los centros de día para personas mayores con un riesgo bajo se recomienda no realizar actividades grupales, excepto los grupos estables de convivencia de 10 personas. Con un riesgo medio, solo podrán realizar actividades grupales los grupos de convivencia. Cuando el riesgo es alto estos grupos se reducirán a 5 personas.

En los centros para personas con discapacidad se mantiene la recomendación de no realizar actividades grupales, excepto los grupos de convivencia, cuando el nivel de riesgo es medio. Con el riesgo alto se evitará la asistencia al centro de personas de más de 65 años. Los centros ocupacionales adoptan las mismas medidas, a excepción de que con el riesgo alto la franja de edad se eleva hasta los 75 años la limitación de asistencia.

Se flexibilizan las visitas en las residencias

En cuanto a los centros residenciales, se flexibilizan las visitas y salidas aunque el número de visitantes y la frecuencia varía según el nivel de riesgo. De este modo, con riesgo bajo se permitirán visitas de tres o más personas de referencia una vez al día, también se permitirá las salidas al exterior del recinto una vez al día y podrá acudir personal externo para llevar a cabo las actividades dentro del centro.

Con un nivel de riesgo medio, serán dos las personas de referencia y las visitas se espacian a dos por semana. Asimismo, las salidas al exterior del recinto podrán ser tres veces por semana y podrá acceder a las instalación la mitad del personal externo habilitado para actividades.

Por último, en una situación de nivel de riesgo alto, solamente podrá acceder al centro para visitas una persona de referencia, una vez a la semana. Se evitarán las salidas al exterior, excepto consultas médicas, y no se permitirá acceso al personal externo.

En todos los niveles de riesgo, el personal y usuarios del centro realizarán una evaluación y registro diaria de síntomas y, siempre que sea posible, se pondrá especial atención en la ventilación de los espacios cerrados con aire ambiental durante por lo menos 15 minutos cada dos horas.

Organización de las visitas

Para realizar las visitas deberá solicitarse cita previa, con el fin de poder organizarlas y evitar aglomeraciones. Los visitantes deberán estar en la residencia con 15 minutos de antelación a la hora establecida y se les realizará una evaluación para detectar posibles síntomas. Además, deberán desinfectar manos, respetar las distancias y usar mascarillas en todo momento.

A ser posible, la visita se desarrollará en un lugar abierto ajardinado y, cuando no exista esa posibilidad, se habilitará una sala específica cerca del acceso, ventilada con aire exterior y con circuitos de entrada y salida. Solo se realizarán visitas en la habitación en el caso de personas residentes encamadas o en la fase final de la vida.

En caso de que la residencia de mayores no cuente con jardines o espacios al aire libre, se permitirá realizar paseos en zonas amplias y espacios verdes al aire libre en una distancia de un kilómetro alrededor del centro, manteniendo siempre las medidas de distanciamiento y utilizando la mascarilla.

En esta línea, el protocolo recoge que las personas con discapacidad que realizan habitualmente salidas de fin de semana al domicilio familiar puedan seguir haciéndolo y que se les realizará un test cuando vuelvan al centro.