Ethel Vázquez avanza el final en este año de la senda de Alba, que reforzará la seguridad viaria de vecinos y peregrinos

 La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, avanza el final en este año de la senda de Alba, que reforzará la seguridad viaria de vecinos y peregrinos gracias a una inversión de la Xunta de cerca de 700.000 euros.

Vázquez Mourelle supervisó hoy la construcción del itinerario en la carretera PO-225, entre Alba y San Caetano, que favorecerá la movilidad de los conductores que van a la zona industrial y de los vecinos y peregrinos que transitan por este trecho coincidente con el Camino Portugués.

Destacó que esta intervención contribuye a la mejora del entorno de la parroquia de Alba, un valor añadido para acoger el Xacobeo más necesario de la historia.

Destacó que esta intervención también promueve una movilidad más respetuosa con el medio, en consonancia con el lema “Por una movilidad sin emisiones”, que se ponen en valor estos días con la celebración de la Semana Europea de la Movilidad.

El nuevo itinerario tendrá una longitud de algo más de 700 metros: por la margen izquierda de la carretera se ejecutarán cerca de 600 metros continuos de senda y por la derecha, lo que resta, construyéndose en dos trechos.

Para separar la senda de la propia carretera, donde sea posible se dispondrá una franja ajardinada que, además de mejorar la estética y la integración paisajística del itinerario, contribuirá al refuerzo de la seguridad de peatones y peregrinos.

En la zona del río, se ejecutará una pasarela metálica peatonal de algo más de 13 metros, se rectificará una curva y también se reordenará la intersección existente en este trecho.

La actuación se complementa con el drenaje de aguas pluviales y la ejecución de nuevas redes de servicios para electricidad y telecomunicaciones.

Esta actuación, enmarcada en el Plan de Sendas de Galicia en la comarca de Pontevedra, está cofinanciada con Fondos FEDER 2014/2020.

Obras a buen ritmo

La conselleira precisó que las obras, iniciadas a finales de julio, se desarrollan a buen ritmo, consiguiendo ya el 20 %, al estar avanzadas las canalizaciones, las excavaciones y los rellenos y los muros de contención.

Señaló que el grueso de los trabajos pendientes de ejecutar son las pavimentaciones, la pasarela metálica sobre el río, el alumbrado, la señalización y la jardinería.

Agradeció la paciencia y comprensión de los vecinos y de los usuarios de esta carretera, pues para avanzar en los trabajos preservando su seguridad, fue preciso un corte de la vía. Añadió que se están agilizando las obras al máximo para minimizar las afectaciones.