107.000 gallegos recibieron una herencia en 2019 y no pagaron ni un euro del impuesto de sucesiones a la Xunta

El impacto de la bajada fiscal en los impuestos de sucesiones y transmisiones patrimoniales fue en 2019 de 111 millones, recursos que quedaron en el bolsillo de los hogares gallegos.

Un total de 107.641 gallegos recibieron una herencia de un familiar directo en el año 2019 y no pagaron ni un euro por el impuesto de sucesiones y donaciones a la Xunta de Galicia, mientras que otros 29.019 contribuyentes se beneficiaron de las bajadas de impuestos aplicadas en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. En total, el impacto de estas rebajas de impuestos el pasado año fue de 111 millones de euros, recursos que quedaron en manos de los hogares y empresas gallegas.

La Agencia Tributaria de Galicia (Atriga) publica hoy su informe general de actividad de 2019, en el que se incluyen este y otros datos de actividad de este organismo autonómico. En 2019 la Atriga consiguió unos ingresos de 594,8 millones, lo que supone un descenso del 6,6% respecto a 2018. La razón de esta bajada está en el efecto positivo de las actuaciones de comprobación iniciadas en el año 2017 y que finalizaron en el año 2018, que se une al efecto de las nuevas rebajas fiscales aplicadas en el ejercicio 2019 tanto en el impuesto sobre sucesiones –duplicando la reducción en las herencias entre hermanos– como en el de transmisiones patrimoniales, con una rebaja de la fiscalidad en la adquisición de vivienda para uso habitual.

Los principales ingresos tributarios se correspondieron con el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados –con una recaudación líquida de 288,4 millones, un 7,8% más– y con el impuesto sobre sucesiones y donaciones, con 131,3 millones –un 34,2% menos-. El resto de la recaudación se obtuvo en el impuesto sobre patrimonio (85,5 millones, un 7,9% más); en las tasas fiscales sobre el juego (52,9 millones, un 0,9% menos) y en los tributos propios, cuya recaudación en 2019 ascendió a 36,4 millones, un 3% menos.

Control fiscal

En el ámbito de la prevención y control, las actuaciones desarrolladas por la Atriga permitieron aflorar 106,7 millones de euros de deuda no declarada. Esto supone un descenso del 40% respecto al año 2018, una caída que se debe a la conclusión en el ejercicio 2018 de las actuaciones derivadas del plan especial iniciado el año anterior y que, por lo tanto, no tuvieron efecto ya en el ejercicio 2019.

En el último ejercicio, la Atriga efectuó 510.365 comprobaciones de autoliquidaciones de impuestos. Una vez revisadas estas autoliquidaciones, en el caso de detectar que no es correcta, la Atriga practica una liquidación para que el contribuyente tribute conforme a la legalidad. El número de liquidaciones practicadas la raíz de una comprobación fue de 29.532, lo que supone un 1,1% más respecto a 2018. Del total de liquidaciones practicadas por la Atriga, 15.777 fueron en el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, 7.690 en el impuesto de sucesiones y donaciones, y 5.600 en el ITP en la transmisión de vehículos. Además, en 2019 la Atriga realizó 999 actuaciones de inspección, incluyendo actas de inspección, procedimientos sancionadores y diligencias de colaboración.

El informe general de actividad indica que en 2019 el 94,2% de las autoliquidaciones revisadas por la Administración gallega eran correctas y no precisaron modificaciones, y solo en el 5,8% de los casos la Atriga modificó la autoliquidación presentada. Este porcentaje vuelve a demostrar que la inmensa mayoría de los contribuyentes en Galicia pagan correctamente sus impuestos.

Valoraciones y aplazamientos

Respecto a las valoraciones, el número de bienes valorados por la Atriga en 2019 ascendió a 606.455, lo que representa un incremento de 1,6% en comparación con el año anterior. De este total, más de 300.000 fueron realizadas a través de la página web de la Atriga.

En cuanto a la actividad de las unidades de valoración, en 2019 hicieron 197.524 valoraciones por un valor total comprobado de 6.611 millones de euros, lo que supuso un incremento sobre el valor declarado de 1.099 millones, un 14% menos que en el año 2018.

Además, La Agencia Tributaria de Galicia concedió casi 2.899 aplazamientos y fraccionamientos en el pago de ingresos gestionados por la Atriga, por un importe de 19,5 millones. El número de aplazamientos concedidos es prácticamente el mismo que en el ejercicio anterior, ya que el incemento es del 0,4%.

Atención presencial y uso de la vía electrónica

A lo largo de 2019 más de 229.000 contribuyentes fueron atendidos de manera presencial en las distintas delegaciones del ente tributario gallego. Además, en 2019 estuvieron operativos los gestores de colas en todas las delegaciones, lo que permitió registrar el número de atenciones presenciales que se llevan a cabo y analizar los tiempos medios de atención por materia. Esta información fue clave para poner en marcha el sistema de cita previa, que ya se puso en marcha en el primer semestre de este ejercicio y que ya concedió más de 15.000 citas.

En todo caso, la confección de autoliquidaciones por vía electrónica sigue creciendo y ya supone el 72,9% del total, frente al 27% en papel. El propio informe revela que en 2009 el porcentaje de confección de autoliquidaciones por vía electrónica era solo del 46,4%, por lo que el incremento en la última década es de más de 26 puntos.



Artículo Anterior Artículo Siguiente