Seamos sensatos : es hora de tener sentido común y buen criterio en vez de hacer locuras y promover insensateces

Fue ayer. Y aún no se conocía lo que esta mañana se supo, sobre el desastre de la Economía española, una vez contabilizada la caída del PIB tras los meses de la Covid-19. O sea que, hoy, aún tienen más razón los que ayer dijeron lo que dijeron...

La AIReF pide que se replanteen inversiones como la del AVE directo a Vigo desde Ourense, por ejemplo. Y otras en otras zonas de España. En la misma situación estaría la entrada específica de la alta velocidad en Ourense para evitar un rodeo de unos 17 kms. Aplicando medidas como las que el AIReF plantea en España serían unos 73.000 los millones los que se podrían ahorrar y que buena falta hacen para cosas más trascendentales.

Por duro que sea, es hora de tomar decisiones de este tipo. Ese es el camino, sin duda; si no hay para pan no puede haber para estampas... Habrá locos que piensen que la solución es recortarle el sueldo a los funcionarios (la solución será no tocar un pelo el sueldo de los funcionarios y pedir a estos más esfuerzo si menester fuere. Habrá que frenar el crecimiento actual y futuro del número de funcionarios, ya gigantesco actualmente). Tampoco la solución -sería una inmoralidad intolerable- es afeitar a los actuales pensionistas en lo que perciben y condenarles a la pobreza de solemnidad (la solución será respetar lo que hay a día de la fecha y arbitrar, inevitablemente, otros cauces para los pensionistas futuros).

Un estado de cosas como el que vive España, no se puede resolver hundiéndole la vida, el día a día a la gente, que tiene que comer, que tiene que atender sus compromisos de subsistencia, además de pagar impuestos de todo tipo (locales, autonómicos, estatales) que se llevan buena parte en no pocos casos de sus escasos salarios o pensiones. 
Un estado de cosas como el que vive España pasa, por ejemplo, por menos AVE y más ferrocarril convencional. Por inversiones realistas y no fantasmadas o locuras que en otro tiempo tendrían un pase, pero en el actual no lo tienen.
Por eso, no pasa nada porque los gallegos del Sur tardemos veinte minutos más en nuestro viaje a Madrid que los que viven en Santiago. El Ave vendrá por Ourense, Santiago y hasta Vigo. Y en paz, media horita más a lo sumo que se puede compensar con precios de billetes razonables, promociones, etc. Pero enterrar millones y millones en una vía directa de AVE desde Ourense a Vigo por Cerdedo, con la que está cayendo, no tiene perdón de Dios. Y quien apoye en estos momentos tal cosa, con el debido respeto cabe decirle que es un insensato.

Menos risitas y más discernimiento para definir lo que
realmente es esencial. Esa debe de ser la consigna ya mismo,
huyendo de alumbrar sueños de grandeza. O despertamos de una
vez ante la cruda realidad económica o el barco zozobrará definitivamente.

Artículo Anterior Artículo Siguiente