De cómo tan alegremente se escribe de trenes. El sueño de un Vigo-Porto a 200 kms/hora...

Hoy es un día para hablar del llamado "tren Celta", dada la noticia de su vuelta -¡por fin!- a partir del 16 de agosto venidero. Un tren internacional muy importante, por lo que representa y supone y que vuelve del modo que explicamos hoy mismo con detalle en esta otra información. 

Sea como fuere, tanto por los que aún no usaron este servicio ferroviario del "tren Celta", como por parte de algún informador tremendamente desinformado, se crean situaciones de error, también de equívoco, que merece la pena puntualizar. 
Y es que, a veces, repasando periódicos que por su dimensión e gran historia deberían de cuidar más estos detalles, te encuentras con barbaridades -ya en grandes titulares- como este :
"¿Un nuevo Tren Celta entre Vigo y Oporto a 200 km/h?. Estrenará a final de año vehículos de la antigua serie Arco en la línea que también usa el único convoy que une Galicia con Portugal"
Y se queda feliz el paisano que escribe y titula eso... Ni documentado, ni a lo mejor se habrá subido nunca en el tren que une Vigo y Porto. Tira p´alante y ahí queda.
Luego lo leen los que aún no usaron este servicio ferroviario y -creyéndose semejantes titulares- se imaginan el asunto como... si voy en eso, me pongo de Vigo a Porto en una hora, mejor que el coche...
Y no es así, desgraciadamente no es así, solo en la cabeza del redactor de semejante trapallada de reportaje.

Y es fácil de explicar a poco que uno se documente. 

1) El "tren Celta" (sea diésel, sea eléctrico desde enero) va a seguir circulando por la única vía posible, la actual. 

2) La vía es la misma entre Porto y Vigo;  y los trenes diésel ("camellos") -que hasta marzo prestaban este servicio internacional- malamente hacían los 100/110 kilómetros por hora en los mejores tramos.

3) La vía ha sido adecentada entre Nine y Valença do Minho, se han creado en algunas zonas del camino específicas playas de vías y apartaderos para facilitar en esos lugares cruces de trenes, se han mejorado niveles de andenes en algunas estaciones, se ha electrificado todo el recorrido que no estaba electrificado... pero no se han transformado curvas, no se ha cambiado trazado, peraltes... es decir, la vía está apta para trenes eléctricos, sí, pero no correr a 200 kilómetros por hora como parece que sugiere el titular. 
Los trenes eléctricos van a mejorar algo en tiempo del recorrrido las prestaciones que ofrecían los diésel, pero no podrán alcanzar los 200 kms/hora en ningún momento del recorrido entre Vigo y Porto. Porque la vía no está para esas fiestas... y porque las locomotoras Alstom -que probablemente serán dedicadas a esta línea internacional- lo máximo que podrían dar en esta vía serían los 160 kms/hora y esto en pocas zona del recorrido, puesto que este otra cosa no permite (sería en la zona porriñesa de As Gándaras de Budiño, la zona entre Nine y Porto -que es doble vía y corresponde al buen trazado que se hizo en 2003 entre Porto y Braga-).

De manera que la historia esa de un tren entre Vigo y Porto a 200 kms/hora será el día en que se contruya por zonas un nuevo trazado, se mejoren tramos del actual : como sería utilizar el actual tramo Porto-Braga (doble vía y buen trazado) + un nuevo y recto trazado de 20 kilómetros entre Braga y Barcelos + la mejora, arreglando curvas y mejorando peraltes del trozo que va de Barcelos a Viana y luego de Viana a Valença... 
Cuando esta obra se llevase a efecto, ya se podría pensar en trenes que en algún tramo (en algún tramo, ¡ojo!) circulasen a 200 kilómetros por hora en el viaje Vigo-Porto. 
Y estas obras, obviamente, ni están, ni se las espera porque... entre otras cosas, como sucede ahora mismo en España, en Portugal están con la soga de la economía al cuello.

Vendría bien que en el tratamiento periodístico sobre estas cuestiones ferroviarias, en las que no hace falta ser un técnico, se escribiese con menos ligereza, con menos alegría de la que se observa cada dos por tres. 
Vaya el caso reciente y comentado, como ejemplo de osadía. El escriba leyó que los coches "Arco" que compró la CP a la Renfe podían circular a 200 kms/por hora incluso... y se montó la historia con interrogaciones (por si acaso) de un tren Vigo-Porto a 200 kms/hora.
¡Y ancha es Castilla!.



Artículo Anterior Artículo Siguiente