Cuando Gobierno y Estado ya no respetan a quien enaltecieron 15 años atrás...

Gran malestar existe en no solo sectores de la Sociedad portuguesa afines a la Tauromaquia, sino también en otros que, al menos, guardan respeto por esta actividad. Viene ello a cuento de la actitud sectaria de la Presidencia de la República y Gobierno portugués, con ocasión de la inesperada muerte en el fin de semana, del célebre torero Mario Coelho.
Contrasta este mirar para otro lado de los organismos citados y sus representantes, con la actitud contraria mostrada con ocasión de otros fallecimientos recientes de personajes también populares o conocidos en la Sociedad portuguesa.
No es de extrañar la repulsa mostrada en redes sociales por no pocas gentes, algunas sobradamente conocidas como el actor Julio César.


Artículo Anterior Artículo Siguiente