La historia de cómo al Gran Mouriño no le quedarán ganas de contratar otro Carvalhal (llegó "aprendido" y...)

El diario "Marca" explica con detalle hoy cómo Mouriño ya tenía atragantado
a Carvalhal hace tiempo y pensaba cesarlo ahora... (Imagen : Marca)

RBTRIBUNA 

Carlos Carvalhal es un tipo listo, que olfatea muy bien los ambientes y que sabe a partir de ahí construir muy bien los relatos, presentando las situaciones casi siempre del modo que le interesa. Cuida mucho el ambiente periodístico que en las diversas situaciones se genera y, si puede, se anticipa en la jugada cara a la Opinión pública, de modo que su imagen (cara a futuras contrataciones por otros equipos) no se deteriore más que los imprescindible.

Viene lo que exponemos anteriormente, a cuento de los siguientes hechos.

1) Mouriño (el millonario hispano-mexicano dueño del Celta) hace semanas que no confía en Carvalhal cara a mantenerle al frente del equipo en la próxima temporada. Mouriño es así... mientras el viento sopla a favor, le ríe las gracias al que sea. Cuando la grada ruge y canta el "¡Mouriño vete ya!", entonces busca rapidamente de lo que echar mano para aplacar la ira de los disconformes. Lo que sea, menos decir no tengo ni idea de fútbol profesional (a pesar de los años que lleva en el momio) y reconocerlo con un me he equivocado. El nunca se equivoca... los malos de la película son otros. 

2) Carvalhal tiene defectos, evidentemente, pero no es tan malo como un cese de la convivencia por parte de Mouriño podría dejar entrever si dentro de unas fechas se le dice que se vaya a casa. Carvalhal olfatea muy bien los ambientes y hace semanas que se ha dado cuenta que el hispano-mexicano ya no le ríe las gracias. Vamos, que si a estas alturas, en una rueda de prensa con el presidente, a Carvalhal se le ocurriese otra vez la gracieta aquella de las botellas de vino, Mouriño no le sigue el juego y encima le monta un pollo... Por tanto : Carvalhal olfateó el ambiente bien y a tiempo. Y solamente estuvo esperando el momento adecuado, tras ganar al Barcelona y confirmarse la salvación del Celta, para decir lo que dijo este domingo por la noche... sin medios, sin refuerzos adecuados, sin un plan adecuado de trabajo, soy yo quien no estoy interesado en seguir aquí... Es decir : fue rápido para anticiparse al Gran Mou y ponerle contra las cuerdas.

3) Carvalhal no podrá ser arrojado a los leones... Con sus declaraciones del domingo noche de las que nos hicimos eco, maniobró a tiempo... No me echan, soy yo el que he dicho antes que con este modo de andar por la vida que el dueño del Celta tiene para su equipo no me interesa trabajar acá... 

4) Como en realidad el Gran Mouriño quería deshacerse del entrenador luso, lo que sí le servirá lo dicho por Carvalhal es para abaratar la rescisión...

--Te queda un año de contrato; has dicho que no quieres trabajar así en estas condiciones que tenemos en el Celta...  pues mira, acepta esta indemnización de meio pelo y pelo y medio y venga, hazte una foto conmigo sonriendo, que te voy a regalar unas cajas de botellas de vino, como esas que tu tan bien manejas para las ocasiones... Ya mando yo al chico de la web que ponga una nota diciendo que eres un buen tío, tal y cual... no te preocupes por eso, enviale luego un par de botellas de ese vinho verde que te gusta y asunto arreglado.

Así saldrá dentro de unos días Carvalhal del Celta. Con una sonrisita, un talón compensatorio y... vuelta a empezar el Gran Mou con sus ya aburridas historias y sus cuentos futbolísticos  que suelta de vez en cuando en esas mañanas de croissant y café con leche, que lo único que acreditan es que los años han ido pasando y este hombre sabrá mucho de negocios, pero de fútbol profesional sigue instalado poco menos que en el cero patatero.

Hoy por la tarde, el diario Marca explica ya con todo detalle lo que antes les contábamos : que a Mou se le había atragantado Carvahal hace semanas, cada vez que el Celta perdía... Mou había jugado a la lotería a ver si le tocaba; Carvalhal había aterrizado en Vigo con sus historias y charlas para regalar los oídos que tan bien sabe colocar en circulación... pero el equipo del Celta era lo que era, un plantel de rompe y rasga, con demasiadas cojeras... Y en cuanto a Aspas y alguno que otro importante comenzaron las lesiones a tocarles las narices... lo que iba viento en popa pasó a ser vía de agua cada vez mayor en el barco celeste. Así hasta que llegó el último minuto y la salvación ante el Barcelona. Fue entonces cuando Carvalhal -que de futbol sabe infinitamente más que Mouriño- le metió a este un gol por la escuadra montando en cuanto pitó el árbitro el domingo pasado el final de partido y de temporada... su propio show, el de no quiero seguir aquí... versión ligth de una canción titulada -por otro que tuviese menos mano izquierda- algo así como "Con este de Presidente no vais a ninguna parte...".

"El Celta trabaja en la búsqueda de entrenador desde hace varios días, de hecho lo hace desde antes de certificar la permanencia. La confianza en Carlos Carvalhal, como ha sucedido en el pasado reciente del club, parece haberse agotado antes de tiempo, cuando aún le resta al técnico una temporada de contrato. El final de temporada podría sentenciar al portugués, a pesar de ser avalado por el asesor deportivo externo, Luis Campos..." cuenta el Marca esta tarde. 

El tal Campos aún permanecerá en el Celta un tiempo, cada vez pintará menos y le harán menos caso... Pero -salvo sorpresa- Mouriño no va a largarlo ahora, necesita tener a mano siempre alguien a quien cesar, cuando un día vuelva la grada a cantar eso de ¡Mouriño vete ya!, que es un tontería que a parte alguna conduce, porque los que cantan eso deberían de no olvidar que Mou es el dueño de la finca y no se va a lado alguno porque ya está en su casa, que para eso es suya. Otra cosa es que un día ponga en su sillón a su hija Mariam, o a un chino, malayo, árabe -o de donde sea- al que le venda la casa (el Celta) a cambio de unos buenos millones.

Es el fútbol actual : unos ilusos cantan "¡Mouriño, vete ya!", sin querer ver que aquí los únicos que se van son los que Mou contrata por una puerta y al poco tiempo les da una patadita para que salgan por la de servicio... 
Hasta que llegó un Carvalhal -que había escarmentado antes a la escuela de un tal Salvador- y abrió la boca ahora aquí en el instante preciso, señalando a dedo a Mouriño y gritando : ¡a mi, que me registren!... 
Esta vez, al Gran Mou, la maniobra prevista le salió bastante mal en la foto.

----------