Siguen sin enterarse de que se disparan las enfermedades mentales...

Es Domingo. De Resurreción. Mientras, crecen, se disparan las enfermedades mentales; dicen que tanto encierro, restricciones, limitaciones, imposiciones, falta de libertades al fin y al cabo, acaba en esto. El rico, que vive en lujoso chalet con terreno al lado para solaz esparcimiento, no va a sufrir de eso. El gobernante, que se transporta en coche oficial y tiene la PCR a mano como quien tiene un caramelo en el bolsillo, no va a sufrir de esto... Pero el encajonado en un pisito de nada -ya no digamos el que vive solo(a)- acaba tarumba. 

Es Domingo. De Resurrección. Europa fracasó con las vacunas. Mucho chau-chau y cuando llegó la hora de la verdad, a cuentagotas. Ello alarga los sufrimientos, el ir y venir de la ola, las restricciones, el vivir a salto de mata. La gente empieza a estar hasta los c... Veremos hasta donde llega la capacidad de aguante. Hay que cuidarse, hay que protegerse, hay que proteger a los demás... Empiecen los gobiernos por hacer las cosas mejor y con menos propaganda. Empezamos a estar hartos de tanto retrato de los políticos aprovechando lo que sea. Jueguen menos con la gente y preocúpense de verdad por su presente y por su futuro, que las nubes en el horizonte son negras, muy negras; tanto en España como en Portugal.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.