Una portada que es toda una despedida -con ajuste de cuentas- a Carlos Menem