Homilía en el día de Nochebuena. Por monseñor Munilla