Formación e innovación, facetas a potenciar por Calidad Alimentaria


El director de la Agacal y el director general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias participaron en la comisión 7ª del Parlamento.

La Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria incrementará un 35% su presupuesto el año que viene, aumentando un 40% el destinado a la formación y duplicando el dirigido a la innovación.

José Luis Cabarcos añadió que en enero se comenzará a desarrollar la Ley de la calidad alimentaria y se potenciará la marca paraguas que amparará las producciones de calidad, así como el nuevo sello de artesanía alimentaria.

 

La Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria (Agacal) incrementará un 35% su presupuesto el año que viene, aumentando un 40% el destinado a la formación y duplicando el que se invertirá en innovación. Así lo puso de relieve el director de la Agacal, José Luis Cabarcos, en la Comisión 7ª del Parlamento gallego, donde concretó que las cuentas superarán los 27 millones de euros para seguir promoviendo proyectos de I+D+i o actividades de investigación, transferencia de tecnología, formación y divulgación con el objetivo último de favorecer el desarrollo de los sectores agrícola, ganadero y forestal.

En esa línea, el director destacó que en 2021 se creará la Fundación de investigación agraria aplicada de Galicia, orientada a la transferencia efectiva para la mejora de los productos y procesos del sector agroalimentario gallego, así como de la rentabilidad y de la sostenibilidad ambiental de las explotaciones y de la calidad y seguridad alimentarias. Mientras, se destinarán dos millones de euros al Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (CIAM), para optimizar las infraestructuras de ensayo precisas para el banco de germoplasma y recursos fitogenéticos, así como para la implantación de una granja que permita consolidar un modelo para el desarrollo de las mejores prácticas disponibles. Otros cuatro millones se dirigirán al Centro de promoción e imagen de los productos agrícolas, ganaderos y forestales de Galicia, un “espejo del rural” que se situará en Boqueixón y que se prevé comenzar a construir el año próximo.

También en relación con los centros dependientes de la Agacal, se mejorarán las infraestructuras de apoyo a la investigación mediante la renovación y adecuación de las instalaciones, maquinaria y equipaciones, además de la operatividad de los centros y laboratorios en cuanto a la dotación de instrumental científico-tecnológico y a la calidad de sus tecnologías de información y comunicación, facilitando su conexión en red.
En el ámbito propiamente de la calidad, José Luis Cabarcos avanzó que en enero se comenzará a desarrollar la Ley de la calidad alimentaria, fundamentada en la potenciación de las diferentes figuras de calidad alimentaria y en el impulso al I+D+i, a la formación y a la transferencia de conocimiento al sector agroalimentario. Así, se reforzará la marca paraguas que amparará las producciones de calidad y nuevos sellos como el de la artesanía alimentaria, que se suma a las 36 denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas gallegas ya consolidadas. En esa dirección, señaló que en 2021 se invertirán 1,45 millones en la promoción de los productos agroalimentarios y cerca de un millón de euros en la creación de mercados singulares para prestigiar las producciones gallegas.

Por su parte, el director general de la Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias destacó que antes de que finalice el año estarán resueltas las aportaciones directas convocadas por la Xunta para ayudar a los sectores agroalimentarios más afectados por la covid-19. Esto es, se resolverán y se pagarán en apenas dos meses desde su publicación en el Diario Oficial de Galicia. De las alrededor de 6.000 solicitudes de ayudas directas recibidas, la mayor parte proceden del sector bovino de carne. Así, el director general recordó que para estos productores que se vieron afectados por el cierre de la hostelería y la restauración se consignaron un total de nueve millones de euros. En el caso de la flor cortada y de la planta ornamental, que fue casi el único ámbito agrario con todos sus canales de comercialización comunes cerradas durante la mayor parte del estado de alarma, se convocaron un total de tres millones de euros.

Más allá de las ayudas directas, el director general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias recordó el instrumento financiero habilitado para que las bodegas puedan pedir préstamos y comprar toda la uva de esta campaña a precio de mercado, con una garantía por parte del Gobierno gallego para cubrir posibles impagos que alcanza los seis millones de euros. Estos préstamos aún se pueden solicitar hasta el 21 de diciembre. En concreto, la Xunta espera movilizar hasta 37,5 millones con la presente convocatoria, a los que habría que sumar otros 37,5 millones el año próximo, de renovarse el instrumento con otros seis millones por la evolución del coronavirus. El director general destacó que la selección de los sectores beneficiarios de estas ayudas se hizo de manera consensuada con los integrantes del Consejo Agrario, en el que están representadas las organizaciones profesionales agrarias. Así, se tuvieron en cuenta criterios objetivos sobre pérdidas constatables que pueden suponer un riesgo para su continuidad empresarial.

Por último, cabe destacar que el director de la Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria hizo un balance positivo de la vendimia de este año, señalando que se recogieron más de 60 millones de kilos de uva en toda la comunidad. En su intervención, José Luis Cabarcos reafirmó el apoyo de la Xunta al sector del vino, conformado por más de 13.400 viticultores y 479 bodegas y con un valor económico anual superior a los 200 millones de euros. Dada su importancia, resaltó, el Gobierno gallego estuvo a su lado durante la pandemia, efectuando controles de calidad en colaboración con los consejos reguladores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.