BREAKING NEWS
latest

468x60

header-ad

COVID-19. El subdirector-general que alcanzó su minuto de gloria con las "compotas"


"EL ÚLTIMO PARTE" )  Contábamos ayer el ritual, el si pero no, el digo esto y al rato digo aquello otro que contradice lo primero... como fórmula en la que se mueven muchos políticos en esto de la gobernanza de la crisis del Covid. Poníamos el ejemplo del Sergas, en Galicia, que en general ha hecho las cosas bien, comparado con otras autonomías, pero de vez en cuando comete gruesos errores y falla además en su comunicación, farragosa, que alimenta dudas... mejor que lo lean aquí si no lo han leído aún.

Y en Portugal, la misma historia. En lugar de la Directora General de Salud -que está recluida en su casa por padecer el Covid- salió al teatrillo diario de las ruedas de prensa interminables, un subdirector general que, diciendo lo que dijo, acabó siendo tomado a chacota en redes sociales y medio país. Enseguida, con el buen hombre, un veteranote de aspecto muy peculiar y contador de ciertas películas que ni se imaginan...medio Portugal pasó a hacer chistes. Como aquellos tiempos en que media España (recordarán los veteranos) no paraba de contar "un chiste de Morán" (aquel ministro socialista que solo al final de su mandato fue reconocido en su valía real).

Pues bien, una de las recomendaciones sermoneadas (como si los lusitanos fuesen idiotas) por la tele a cargo del político sanitario de serviço hace dos o tres días, ha sido la de sugerir que en vez de comer o cenar juntos por Navidad, se haga una simple y rápida visita de unos familiares a otros : "uma visita rápida no quintal", dijo. O sea, como todos los portugueses viven en casas individuales con un trozo de jardín delante... ya no hay problema; en vez de ir a verse unos a otros a un piso, van al "quintal"... y allí, en el jardin, ventilados, proceden...

---Bom día!, viva!, qué alegría de verte!... tal e qual

No hay beijinhos, por razones obvias; como mucho tocarse el pecho cada uno a modo simbólico. Y a continuación, siguiendo las instrucciones dadas por el subdirector general de los bigotes, se procede a entregar unos a otros los presentes (bien ventilados todos, al aire libre del jardin del quintal). Se hace lo que el sujeto en cuestión refirió en las televisiones lusitanas : "uma troca de presentes, como compotas" (compotas son mermeladas).

El subdirector general de los bigotes (llamado Rui Portugal) es todo un personaje que cala hondo con sus prédicas. Ayer, el entrenador del Sporting de Braga, Carlos Carvalhal, que está haciendo una gran labor al frente del equipo bracarense, como hombre bien formado e informado que es, pasó a la acción con un finísimo humor británico (solo para perspicaces y entendidos que las cogen al vuelo). Le estaban entrevistando en directo, al final del partido de la Taça da Liga, cuando al terminar de una de las preguntas vino a decir...

---Bueno, pues así resultó el partido. Ahora hay que recogerse en casa con esto de la Covid. Y además he de irme porque tengo que preparar "umas compotas para fazer entregue delas aos familiares e vizinhos na troca de presentes no Natal".

Finísimo humor el de Carlos Carvalhal (un tipo muy interesante) con su elegante indirecta que medio país pudo escuchar en directo en la tele.

Y es que, como dice hoy el subdirector del Jornal de Notícias, Manuel Molinos : "As famílias não precisam de criatividades. Nem de insólitas sugestões que incluem "visitas rápidas de familiares no quintal", troca de presentes "como compotas", ceia celebrada ao pequeno-almoço ou ao almoço da véspera e videochamadas com os avós. Caricatas, mas levadas a sério pela DGS quando proferidas pelo subdiretor-geral da Saúde, Rui Portugal...".

El subdirector Joâo Portugal                                                                                       (Imagen na tvi


En acción, en la televisión, desarrollando su teoría de "las compotas" (con traductor de lengua de signos





« PREV
NEXT »