Page Nav

HIDE

Classic Header

{fbt_classic_header}


Breaking News:

latest
"rías baixas tribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica

Puerto de Vigo. Cesan a López Veiga, recuperan al médico-político Almuiña

"RIAS BAIXAS TRIBUNA" es una web que funciona sin ánimo de lucro alguno.  Es de agradecer el interés que muestras por esta opción....

"RIAS BAIXAS TRIBUNA" es una web que funciona sin ánimo de lucro alguno. Es de agradecer el interés que muestras por esta opción...

A Enrique López Veiga parece que mañana le van a dar la boleta como presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo. Feijóo ha tomado por fin la decisión. Veiga llevaba meses en la cuerda floja.

Para el puesto, Feijóo echa mano del hasta hace poco conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña. Se dijo -cuando su cese al frente de la Sanidad gallega- que Almuiña había pedido que le relevasen. Tal vez la Covid era mucha arena para su camioneta, o se le había agotado el combustible, cabría pensar a tenor de esa explicación oficial de que el habría pedido su relevo.

Hay quien ahora cree que fue una forma elegante de cesarle. Y este nombramiento, ahora, parece una compensación al cese reciente. Y si no hubo cese de Almuiña en su relevo en Sanidad, viendo ahora el poco tiempo transcurrido, cabe pensar que el ex-alcalde de Baiona se ha recuperado meteóricamente tras la dura etapa que le tocó vivir al frente del departamento gallego de Salud. Ya está para más batallas, aunque ahora marítimas.

Bien; sea como fuere : punto y final al tiempo de "Quicón" (como siempre le decían sus amigos) López Veiga al frente del Puerto vigués. Se va sin pena ni gloria quien cariñosamente tenía el apelativo popular de "el infante Dom Henrique". Su mandato ha estado cubierto por luces y sombras. Y ha tenido más de una pelotera gorda con sectores portuarios que hubieran gustado de algo más de diálogo por parte del otrora mecenas de la Banda de Vincios.

López Veiga sucedió a López Chaves que se había convertido en el pim-pam-pum, al que arreaba todas las semanas dialécticamente el alcalde Caballero que llegó a utilizar contra Chaves improcedentes descalificaciones y menosprecios notables. Una vez llegado al cargo, Veiga recibió una serie de halagos o pseudo-bendiciones por parte del Alcalde... que con el tiempo se irían difuminando; máxime cuando en el paseo al lado del mar se hundieron las tablas y pasó lo que pasó... con unos y otros echando balones fuera y entonando el "a mi que me registren".

Con todo, Veiga no puede quejarse, comparado con otros miembros y cargos del PP, o delegados de la Xunta, a los que Caballero suele crucificar con frecuencia en la plaza pública. En ese sentido, se marcha, o le cesan, y con un poco de suerte, hasta Caballero le hace un obituario político favorable. Todo es posible. Aunque ahora, a las diez de últimas, con la petición de una vía de ferrocarril para las instalaciones portuarias de Bouzas, Veiga había excitado mucho a Caballero. Y este, a lo mejor, ya lo tiene marcado también -como a sus antecesores en el Puerto- con una cruz.

López Veiga fue el tercer presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo durante el mandato en la Xunta de Núñez Feijóo. El primero fue Corina Porro, desde 2009 a 2011, cuando dejó el puesto para presentarse a las elecciones municipales en Vigo. La sucedió Ignacio López-Chaves, desde entonces hasta el 2015.

Llegará ahora Jesús Almuiña, un político dialogante, sin duda, capaz de templar gaitas. En ese sentido, no parece que haya lugar para reproducir tensiones con los "usuarios" del Puerto, como las habidas en el mandato de Veiga. 
La diferencia está en que López Veiga sabía, conocía bien, el mundo del Mar : había sido gerente de la Cooperativa de Armadores en sus tiempos más jòvenes, luego experto en la CEE, en Bruselas; conselleiro de Pesca, en la Xunta... en fin, la vestimenta del personaje despedía cierto olor a mar y alguna salpicadura de salitre tenía... El que llega viene envuelto en bata blanca, con intenso olor a hidro-alcohol y su semblante hace más pensar en verle recetando un frasco de caladryl para una irritación de la piel, que determinando si en la terminal de Bouzas deben entrar dos roll on-roll off al mismo tiempo. Pero en fin, no deja de ser un político y, ya se sabe, el ministro de Sanidad en España es un filósofo con dotes de buen negociador. 
Habrá que dar a Almuiña tiempo y ver qué tal le va en el cargo y qué tal le va al Puerto de Vigo con este médico en el cargo. Es aún pronto para hablar.    

Hasta siempre, don Enrique

Prensa española :

Portadas de Prensa española están al final