BREAKING NEWS
latest

468x60

header-ad

Los gobiernos y autoridades deberían pensar en lo que sucedió mal y por qué sucedió tan mal : parecen "conejos asustados"

En aquel tiempo, no tan lejano, cuando alboreaba la primavera, el profeta Simón y los Simones de otros países, los gobiernos de servicio, altavoces de la OMS, la propia OMS, nos decían que la mascarilla era poco menos que una mierda, que no servía para nada... que lo que había que tener era distancia con el prójimo. Hasta ahí llegaban.

Ahora, cuando eso queda atrás, no cabe olvidarlo. Porque unos meses después (cuando los chinos se pusieron a fabricar en serie cientos, miles de millones de mascarillas...) estos de la OMS, los gobiernos de servicio, el profeta Simón y los Simones de otros países... pasaron del negro al blanco. Y la mascarilla que era poco menos que una mierda, pasó a ser fundamental, indispensable... hasta el extremo de que los gobiernos de servicio decretaron la obligatoriedad de llevarla, en locales cerrados y al aire libre (el último gobierno en decretar eso fue Portugal).

Y quien dice lo de la mascarilla, dice otras, otros donde dije digo...digo diego pronunciados y reiterados sin el menor rubor por los Simones y los altavoces de la OMS.

Como bien dice la gran periodista portuguesa Clara Ferreira Alves, "lo mismo cabría decir para las vacunas, que durante meses fueron la panacea universal y que se anunció estarían listas para otoño; después que para final de año... dando esperanzas falsas y alimentando los cofres de los inversores y especuladores de los laboratorios que apuran las vacunas. Ahora sabemos que la vacuna vendrá más tarde, mucho más tarde de lo que fue prometido. La vacuna de Oxford, se llegó a anunciar, que estaría lista en septiembre...".

Es cada vez más palmario : los gobiernos y autoridades deberían pensar en lo que sucedió mal y por qué aconteció tan mal. Por usar un término de Ferreira Alves : "parecen conejos asustados". Pero nadie -o casi nadie- dimite, asume responsabilidades,
reconoce su ignorancia : grandes virtuosos del donde dije digo... digo diego.
Y todos los días aparece una noticia a decirnos que los ministros, los dirigentes autonómicos, los peritos, los científicos... van a reunirse para decidir nuevas medidas de alarma, de emergencia, de toque de queda, de cierre perimetral, de confinamientos en fin de semana, o de medio-pensionistas... ¡qué más da ya!. 
Dice Clara Ferreira Alves que "caminamos hacia la destrucción de la economía europea y ningún paquete de rescate será suficiente. La desorientación es visible no solo en los políticos. Es visible en los científicos y en los periodistas. Los políticos oyen a los científicos, pero los científicos están en desacuerdo entre sí, discuten con ferocidad y las viejas rivalidades de este sector tan santificado afloran a la superficie como espuma sucia... Cuando precisábamos de ejemplar claridad y un método científico validado "pela prova dos pares e do tempo", vemos estudios detrás de estudios, todos contradictorios, unos diciendo una cosa y otros la opuesta..."

Así llegamos este fin de semana al llamado "tiempo de difuntos", a unas fechas siempre tan de recuerdos hacia los que se fueron, que se hace inmensamente extraño tener que pasarlo día tras día más bien encerrados en las casas. Vamos -aunque disimuladamente, con la boca pequeña- a seguir dando patadas en el estómago de la economía, vamos cerrando poco a poco la economía -digámoslo claro-, vamos confinando más seres humanos, vamos movilizando las policías para que los vigilen y multen, vamos coaccionando en cierta medida al fin y al cabo, vamos empobreciendo a mucha gente... porque -como decía Ferreira Alves- "no los conseguimos persuadir con honestidad y coherencia".  
Así está Europa.

Portada de este domingo, en el periódico portugués "Público"




« PREV
NEXT »