Tras 24 penalties, el AC Milan elimina de la Liga Europa al Río Ave, en Vila do Conde

Noche de tragedia para el fútbol portugués. De un plumazo, dos representantes en Europa se fueron a casa. Uno, el Sporting de Lisboa, en vergonzante actuación, derrotado en su propio estadio por 1-4 ante un rival en teoría inferior. El otro eliminado esta noche, el Río Ave, en la Liga Europa, lo fue tras una serie de infortunios, una vez que el partido terminó 2-2 y fueron lanzados un casi sin fin de penalties hasta que el jugador Aderlan Santos echó a las manos del portero del AC Milan...

Del partido que el Sporting lisboeta jugó ante el Lask Linz casi no merece la pena hablar. Una serie de fallos defensivos más que evidentes, junto a la buena organización del cuadro austríaco, facilitaron el escandaloso triunfo 1-4 de los visitantes. No hay disculpas para el fracaso del Sporting, aunque ya esta noche los escribas de servicio andaban fabricando disculpas para la cuadrilla que preside el doctor Varandas.

En lo que se refiere al Río Ave, cabe decir que menos en la primera parte, en que cayeron en la trampa de la tela de araña tejida por el Milan (presión constante de los italianos por todo el campo, 2-3 jugadores siempre sobre el jugador del Río Ave que tuviese la bola...), en el resto del partido e incluída la prórroga, el cuadro portugués hasta fue superior por momentos a su rival, creo juego más vivo y alegre, con oportunidades interesantes... 

Tenía el partido ganado el Río Ave, 2-1 en el marcador, cuando a poco más de un minuto del fin de la prórroga, el defensa croata Beretkovic (o como se escriba) alargó estúpidamente su brazo en un salto en el àrea para defender un balón aéreo... fue el brazo a la bola, descaradamente, y el español Gil Manzano no tuvo otro remedio que pitar penalty. El turco especialista del Milan no perdonó, hizo el 2-2 y obligó a decidir por penalties el partido. El tal Beretkovic (o como se escriba) marchó desolado fuera del terreno de juego, acababa de trincarle a su club, el Río Ave, más dinero que los 10 millones que su presidente pide por traspasarle al Braga (que no está dispuesto a pagar esa locura). Se supone que después de la gran cagada de este jueves, la cotización de Beretkovic (o como se escriba) bajará incluso en la cabeza del dueño de una constructora que preside el Río Ave...

Vinieron los penalties. Y en ellos, lanzados a granel... hasta 24 disparos en total desde el punto fatídico... el Río Ave, antes de llegarse al fin de este partido eliminatorio, por tres veces tuvo la oportunidad de dejar K.O. al Milan. Pero desaprovechó esas tres veces en las que de haber marcado en el lanzamiento uno de sus jugadores, tendrían el pase a la fase de grupos. Dos veces estrellaron la bola en los palos de la portería milanista. Y en la otra, echaron el balón al quinto infierno...

Aderlan Santos marcó en su primer penalty lanzándolo a la derecha del meta del Milan.
Luego, en el penalty que supuso la derrota del Río Ave, el penalty final, Aderlan Santos repitió
el lugar por donde lanzar el balón... para el meta italiano fue fácil : se tiró al lado contrario
de donde se había tirado (inutilmente) en el primero... y detuvo el disparo de Santos. Este
fue poco listo... y el portero solo tuvo que acordarse de por donde se lo había tirado antes
Aderlan Santos... para acabar parando. Así se escribe la historia.