La Xunta se acaba gastando 5,6 millones en poner como nuevo el edificio de Benito Corbal

PONTEVEDRA.-  Será en la próxima primavera. La Xunta terminará de acondicionar el edificio multiservicios de la calle Benito Corbal, en Pontevedra. El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, indicó hoy que las obras de la segunda fase de rehabilitación del edificio de Benito Corbal, finalizarán el próximo mes de marzo. Los trabajos consisten en acondicionar las plantas 5ª, 6ª, 7ª y 8ª y cuentan con una inversión del Gobierno gallego que asciende a más de 800.000 euros.

Alfonso Rueda visitó esta tarde algunas de las asociaciones que ya están instaladas desde hace casi un año en los andares tercero y cuarto del edificio de Benito Corbal, concretamente 28 asociaciones que tienen a su disposición 26 locales en el centro de la ciudad de Pontevedra. Hace falta recordar que el resto del edificio ya fue reformado y acondicionado en una primera fase que abarcó desde el sótano a la planta 4ª, por lo que gracias a estos trabajos, ya están en funcionamiento las oficinas de empleo y estos locales destinados a las asociaciones, entidades sin ánimo de lucro, con fines de interés social, cultural, deportivo, o sanitario. Además, también se habilitaron otros espacios de usos generales como un salón de actos, que ya acogió hasta el momento varios eventos.

Según indicó el vicepresidente primero, en estos momentos se están llevando a cabo las obras de acondicionamiento de las plantas 5ª, 6ª y 7ª, que se pondrán a disposición de la Universidad de Vigo, y la 8ª, que será ocupada por la Fundación Manuel Moldes. Entre otras acciones, se finalizarán los techos, pavimentos y bloques de aseo y se acometerán las preinstalaciones de climatización, electricidad o telecomunicaciones.

El presupuesto total invertido en la reforma del edificio asciende a 5,6 millones de euros, que permitieron recuperar para el uso público los casi 6.000 metros cuadrados de este edificio situado en el centro de la ciudad de Pontevedra. Gracias a esta inversión, la Xunta recuperó para los pontevedreses un edificio en el centro de la ciudad, un espacio moderno y versátil que es, además, eficiente energéticamente, en tanto emplea tecnologías como calderas de biomasa para calefacción, bombas de calor aire-agua, o una instalación solar fotovoltaica para la generación de electricidad.