El sector marisquero, a pesar de la pandemia, facturó entre julio y agosto un 10% más con respecto a la media alcanzada en esos meses durante los últimos 10 años

 El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reeditó el compromiso del Gobierno gallego con el sector marisquero, un sector estratégico para Galicia, que, a pesar de la pandemia, facturó un 10% más con respecto a la media alcanzada en este mismo bimestre durante los últimos 10 años. “Estamos, por lo tanto, reactivando el sector”, dijo, recordando que el marisqueo en Galicia genera unos 8.000 empleos y factura casi 90 millones de euros.

Durante una visita a la lonja de Noia, con motivo del inicio de la campaña marisquera 2020/2021, Feijóo resaltó, a modo de ejemplo, las cifras de la campaña 2019/2020 en Noia que se sitúa como la segunda mejor de toda la serie histórica en términos de descargas y la mejor en términos de facturación de los últimos 10 años.

Después de que el Gobierno central incluyera el marisqueo entre las actividades esenciales durante el primer mes del estado de alarma, sufriendo caídas de ventas en los productos de hasta un 96% -al cerrar la hostelería-, el responsable del Gobierno gallego subrayó el compromiso de la Administración autonómica con el sector desde distintos ámbitos: aportando recomendaciones para las personas vulnerables, haciendo un seguimiento continuado de los precios y de la actividad; solicitando al Ministerio que reconsiderare la decisión de que el marisqueo fuese un sector esencial o repartiendo 50.000 unidades de protección y mascarillas para uso de los profesionales.

“Y nos pusimos en marcha en Madrid y en Bruselas para que la Unión Europea modificase el reglamento del Fondo Marítimo de Pesca”, añadió, subrayando que todo esto hizo posible la puesta en marcha del Plan Avantemar, diseñado para reactivar el complejo mar-industria tras la pandemia, a través de ayudas por valor de más de 5 millones de euros.

Asimismo, y en lo tocante a Noia, se refirió a la renovación de las instalaciones de la lonja de O Testal; al proyecto EcoNoia para apoyar la competitividad de la actividad de marisqueo; y a la apuesta por el sello Berberecho de Noia que, transcurridos dos años desde su implantación, ya son cerca de 40 las firmas que venden berberecho etiquetado con esta denominación de calidad.

En esta misma línea, Feijóo concluyó destacando además las obras de humanización del borde portuario de Porto do Son, con el objetivo de abrir el municipio al mar, creando amplias zonas para el disfrute de la ciudadania.