La amenaza de la Covid + los otros problemas = cóctel explosivo

"En España, el que resiste, gana...", repetía muchas veces Camilo José Cela.
Con la Covid-19 encima otra vez, muy amenazante en no pocas partes de España, con los rebrotes que no dejan de aparecer en Galicia, la Vida, a poco que uno sea un poco sensato, se hace ingrata aún por muchas precauciones que la persona tome, cuando todos sabemos que el riesgo cero no existe.

Ha tocado vivir un tiempo amargo, muy triste, por los que se la llevado por delante esta peste, por las renuncias que toca hacer a diario, si se quiere mantener las medidas de auto-protección tan necesarias para evitar lo que no se desea.

Toca vivir una etapa incierta -en el tiempo y en las consecuencias de esta amenaza sanitaria- que afecta a la salud mental de no pocas personas,  al amalgamarse la amenaza de la Covid-19 con los no pocos problemas que, de por si, en la cabeza y preocupación diaria de no pocas personas anidan. Esta "mezcla" se convierte a veces en explosiva y el ser humano que no es fuerte, acaba zarandeado indirectamente por la Covid, que no le ataca directamente, pero sí a través de una especie de exacerbación de sus otros problemas. Cóctel al fin y al cabo explosivo, la amenaza latente del virus mas los problemas de la Vida misma, condicionados ahora más porque, qué duda cabe, la alerta permanente en la que se vive por la Covid, condiciona mucho, muchísimo, todo lo demás.

Tengo un amigo, que simplifica siempre mucho las cosas, a veces tanto que acaba por arrancarte una sonrisa. Comentando estos días con el este estado de cosas, que sale del alma de cualquiera, este sujeto exclamaba a modo de sentencia-resumen :
--¡Es verdad. Hasta parece que cuando haces el amor no se tiene aquel entusiasmo de antes de la Covid!.
Mi amigo, no tiene remedio. 

Adaptado de un material original de ‘The People Speak’ licencia: CC BY-NC 2.0





Artículo Anterior Artículo Siguiente