El sueño de Mario Ferreira se hace realidad. Viana do Castelo pone en el mar 2 de los 7 "MS World..." portugueses de la "Mystic Cruises"

Son unos cruceros de lujo, de dimensiones más bien reducidas, pero llenos de comodidades; es como una nueva categoría, ideados por el empresario portuguès que ha puesto de moda los viajes de barco en el rio Douro, el líder de la empresa Douro Azul, Mario Ferreira. Pero estos barcos que están saliendo, uno a uno, de los astilleros de Viana do Castelo, no son cualquier cosa; y no son para surcar el rio Douro, sino para "expediciones oceánicas" en aguas atlánticas bien profundas. Viajes a la carta, específicos, lujosos, originales... viajes en barco con todas las comodidades para sibaritas.

El segundo barco oceánico 'made in Viana do Castelo' ya navega en las aguas del Atlántico. En la foto inferior de Marcelo Amorim vemos al MS World Voyager arrastrado por un remolcador, a punto de salir de la dársena exterior del puerto de Viana do Castelo.

El segundo buque oceánico de fabricación íntegramente portuguesa, el MS World Voyager, ya ha zarpado desde los astilleros del Mar del Oeste (sub-concesionario de los antíguos astilleros de Viana do Castelo) y realiza estos días las primeras pruebas de navegación, anunció Mário Ferreira, propietario de la empresa Douro Azul. 

“Nuestro segundo barco de expedición oceánica partió hoy muy temprano y con niebla de los astilleros de Viana”, escribió días atrás el empresario, recordando que también se van a construir otros cuatro barcos más con el mismo propósito.  Mário Ferreira destacó el “orgullo compartido por todos" al ver “este hermoso y elegante barco”, dejando palabras de elogio hacia los empleados involucrados en la construcción por afrontar la “dificultad añadida” frente al covid-19. 

El barco ahora operativo desde este mes de agosto tuvo un coste de alrededor de 70 millones de euros, aproximadamente el mismo valor del primer ejemplar de este tipo de "barco oceánico", primer buque de este tipo construído en Viana do Castelo que ya zarpó en agosto de 2019 hacia las gélidas aguas del norte de Europa. 

Ahora, este nuevo barco, similar al otro anterior (el "Explorer"), está preparado también para expediciones sobre aguas heladas y semi-heladas, alcanzando ahí velocidades de 18 millas por hora (30 kilómetros por hora) con un largo del buque de 126 metros y una boca náutica de 19 metros.

El promotor de estos viajes oceánicos -que realizarán los barcos de la empresa del português Mario Ferreira- es la empresa Nicko-Cruises, que ya ha vendido muchos billetes y otros aún están disponibles para la venta. 
Por ejemplo: entre el 24 de octubre y el 2 de noviembre de 2020, con billetes a partir de 2.399 euros, puedes realizar un viaje en el nuevo barco por el mar Mediterráneo, pasando por La Valeta, Islas Lipari, Amalfi, Córcega, Mallorca, Valencia, Málaga y Lisboa. Los billetes pueden variar en precio entre los 200 lugares disponibles en las diferentes cubiertas, tres de ellas cuentan con 86 cabinas. 6.699 euros (por persona) es el precio de entrada más caro, que comprende la estancia en una suite ubicada en el sexto piso. 

Según el promotor de estos viajes, pueden estar en camino para operar nuevos barcos, además de los tres señalados inicialmente por Mário Ferreira, quien admite construir hasta un total de no menos de seis, no más de siete.
Nicko-Cruises también informa de al menos tres barcos más además de los que ya se han venido hablando (2 de ellos ya a flote navegando). 
Después de World Explorer (2019), también se anuncian este World Voyager (2020) -que ya entró en pruebas en el océano estos días- y World Navigator (2021), World Traveller (2022), World Adventurer (2023) y World Seeker (2024), además de un séptimo barco aún por definir. 

Nicko-Cruises, una compañía alemana de viajes en cruceros, es la que alquila (a Mystic Cruises, la empresa de Mario Ferreira) estos barcos durante gran parte del año. 
Quark Expeditions alquilará las embarcaciones para expediciones circunscritas a las zonas marítimas de hielo polar. 
Abajo vemos un foto-montaje del MS World Voyager como si estuviese navegando (autor: Nicko-Cruises).Los barcos que se han construído y se van a construir en los astilleros de Viana do Castelo, como reiteramos, pertenecen a la empresa portuguesa Mystic Cruises, del mismo empresario propietario de Douro Azul, Mario Ferreira, a quien corresponden -en su facebook- las otras fotos que ilustran este reportaje.

Después del éxito indudable que acompañará la puesta en servicio de estos tres primeros barcos (incluido el MS World Explorer, que navega desde 2019), los astilleros de Viana construirán otros cuatro barcos "de expedición de hielo oceánico" para la Mystic Cruises, el grupo del conocido empresario Mario Ferreira, en un “valor total estimado que puede alcanzar la cercanía de los 300 millones de euros ”, explicaron fuentes cercanas a la operación en marcha. 

World Traveller (2022), World Adventurer (2023) y World Seeker (2024) son tres de esos cuatro barcos próximos, que ya tienen fecha y nombre de construcción confirmados. Martifer, la empresa que construye los barcos, indica que, para 2024, Mystic Cruises totalizará una “flota de siete barcos de esta singular gama que se revelan como verdaderos embajadores de Portugal en los mares del Mundo, aportando en su dotación un conjunto de marcas portuguesas que integran diversos elementos importantes de su construcción ”.







Artículo Anterior Artículo Siguiente