El Instituto de Medicina Legal de Galicia realizó en 2019 más de 23.300 informes periciales médicos, psicológicos y sociales

 El director general de justicia, Juan José Martín, y la directora del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), Beatriz Otero, presentaron hoy en rueda de prensa el balance de actividad del Imelga durante el año 2019, tanto en el ámbito de la clínica forense -que abarca las pericias demandadas por las autoridades judiciales- como en el de patología forense -que se dedica a investigación de las causas y circunstancias de la muerte-. La memoria puede consultarse en la web de la Xunta.

Así, dentro del ámbito de la clínica forense, el Instituto realizó durante el año pasado un total de 23.398 informes periciales: médicos, psicológicos y sociales. La mayoría correspondieron a la pericia médico-forense (19.564), seguida de la psicológica (2.108) y de la de trabajo social (1.726).

Como en años anteriores, en la pericia médica las valoraciones más demandadas fueron las relacionadas con lesiones, con un total de 8.011; y las de valoración psiquiátrica (incapacidad, internamiento o drogadicción, entre otras), con 7.588.

En el caso de los psicólogos y trabajadores sociales, la pericia conjunta -como equipo psicosocial- sigue siendo la actividad más solicitada (alrededor de 1.400 pericias). Aun así la pericia psicológica y social en el ámbito penitenciario sigue aumentando cada año.

Hace falta destacar también el trabajo realizado por las unidades de valoración integral de violencia de género, que están integradas por un médico forense, un trabajador social y un psicólogo. Durante el año 2019 realizaron 243 intervenciones.

Patología forense

Como se indicaba anteriormente, el servicio de Patología Forense se encarga de todas las pericias que tienen por objeto conocer la causa y circunstancias de la muerte en los casos de muerte violenta o sospechosa de criminalidad. En 2019 su actividad se incrementó ligeramente con respecto al 2018. Así, en 2019 los médicos y auxiliares del Imelga realizaron 2.008 autopsias, frente a las 1.972 de 2018. De este total, 1.074 fueron por muerte natural y 934 por muerte violenta.

Un año más, en el caso de las muertes naturales, la patología más numerosa fue la cardiovascular, que supuso el 74% del total. En estos casos la muerte se presenta de forma súbita, en personas sanas, por lo que en muchas ocasiones se derivan a la investigación judicial aunque no haya sospecha de criminalidad. A continuación, y con mucha diferencia, se sitúan otras causas como patologías respiratorias o digestivas.

En cuanto a las muertes violentas, las más frecuentes fueron las accidentales con 599 casos, que supusieron el 64% de los casos. La mayoría de las muertes accidentales fueron causadas por traumatismos de distinto tipo, fundamentalmente por caídas fortuítas o accidentes de tráfico. Después de las muertes accidentales, siguieron en importancia los suicidios, con 318 casos, un 10,4% más que en 2018, aunque supone también la segunda mejor cifra desde 2012. Y, por último, se sitúan los homicidios, con 17 casos. Hace falta destacar que, en este último punto, se registró un importante incremento con respecto a 2018: hubo 8 homicidios más, aunque hay que tener en cuenta que en 2018 se había registrado la cifra más baja de homicidios de los últimos ocho años.

Víctimas de accidentes de tráfico

El IMELGA realiza un estudio específico de las víctimas mortales en accidente de tráfico. En 2019 fueron un total de 131 personas, lo que supone un descenso del 5% con respecto a los datos registrados en 2018.

Según los datos, las víctimas más numerosas continúan siendo hombres (67,17%), frente a las mujeres (32,8%). Con todo, el porcentaje de mujeres víctimas de accidente de tráfico aumenta con respecto al 2018 y se sitúa por primera vez desde 2015 por encima del 30%.

La diferencia entre sexos no se limita tan sólo a la cifra, sino que también se traslada a los tipos del siniestro: la mayoría de las mujeres fallecieron por causa de atropellos o circulaban como ocupantes, ya que las conductoras fueron solo el 25,5% de las fallecidas. Por el contrario, el 60,2% de los hombres fallecidos eran conductores. Por edad, la mortalidad en accidentes de tráfico aumentó en el grupo de entre 15 y 20 años y de manera muy importante entre los 75 y los 84 años.

En cuanto a la modalidad del accidente, la salida de la vía y la colisión entre vehículos fueron las causas más frecuentes, al igual que en años anteriores. Además, se encontró alcohol o drogas en 24 de los fallecidos: 23 hombres y solo una mujer.

Colaboración con el Sergas durante el Estado de Alarma

Durante la rueda de prensa, la directora del Imelga hizo también referencia a que este año 2020, durante el confinamiento y el Estado de Alarma, los médicos forenses del Instituto colaboraron con el Sergas para ayudar en la certificación de muertes naturales en el domicilio y liberar así de una parte del trabajo a atención primaria. En concreto, esta colaboración se extendió desde el 6 de abril hasta el 17 de mayo, cuando se reactivó la justicia. Durante este período, el Imelga certificó 367 muertes en el domicilio, por distintas patologías. Además, siguió desarrollando sus funciones habituales con la atención a las muertes judicializadas, que ascendieron a 134 en este período de tiempo.

El Imelga

El Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) concentra la pericia pública oficial médico-legal, de psicología y de trabajo social forense. Dispone de siete subdirecciones: A Coruña, Ferrol, Lugo, Ourense, Pontevedra, Santiago de Compostela. Entre su personal, cuenta con médicos forenses, psicólogos, trabajadores sociales, funcionarios administrativos y auxiliares de autopsia.