Covid-19. Algunos se preguntan : ¿qué tal si Nekane dejara de dar la murga?

Ver en la tele, esta tarde, un fragmento de la comparecencia de la señora Consejera de Salud del País Vasco, supone que se te caiga al suelo lo que te quede de la moral de combate al Covid-19. Proclamando esta señora la existencia ya de "la segunda ola" y diciendo que ve "imposible la nueva normalidad"...  «Tiene la misma capacidad de propagación y de infectar que en marzo», el «virus nos está ganando terreno y día a día, semana a semana, está infectado a más personas» y, además de «provocar la muerte», deja graves secuelas como la fibrosis pulmonar, ha afirmado la consejera.

Aún en el supuesto de que fuere cierto todo lo que viene a decir esta señora, convendría que le contraten de urgencia un asesor de Comunicación, que le explique que comparecencias, con el tono y lenguaje de este jueves, suponen transmitir a la población, poco menos que una actitud de arrojar la toalla y poco menos que una invitación al "¡sálvese quien pueda!". Solo le faltó decir esto último.
En todo caso, para animar a los que la escuchaban, la señora Consejera resaltaba : "Decenas de las personas que se van a contagiar esta semana van a necesitar ingresar y algunas, sin duda, fallecerán".

Cómo sería de inoportuno, e ineficaz, lo dicho por la buena señora en cuestión, que el afamado Simón, en su comparecencia de esta tarde desde el Ministerio de Sanidad, se esforzó lo indecible para -con un argumentario lo más convicente posible- tratar de quitar hierro a la proclama derrotista lanzada por la que, tal vez también, no haría mal en presentar la dimisión y dejar a otro/otra con otro entusiasmo, con más positividad, al frente del tinglado de la Sanidad que tiene el País Vasco.

Este tweet de esta misma tarde, a cargo de Josep Ramón Bosch, ilustra perfectamente acerca del personaje político que nos ocupa... ¡Sin comentarios!.








Artículo Anterior Artículo Siguiente