¡Ya está bien de paños calientes!. ¡Mascarilla obligatoria, ya!

Tienen que estar infectados muchos... tiene que galopar el virus, solo entonces -como sucede en Cataluña- el gobernante de servicio pasa a pensar que, con mascarilla en todos los rostros y distancia adecuada, mucho de lo que está sucediendo no sucedería... Siempre a remolque, siempre a destiempo.

Lo saben bien, desde hace tiempo, que tenemos que convivir con la mascarilla allá por donde vayamos, en todo lugar, menos en el ámbito propio, doméstico. Pero ellos mismos, los gobernantes de servicio, son reacios, se acojonan a la hora de tomar la decisión, que debería de ser de cumplimiento obligatorio, una decisión firme. MASCARILLA y DISTANCIA : y el que no cumpla con ello, multa y multa hasta que aprenda.

¡Ya está bien, hombre!. Ya está bien de que unos nos esforcemos, protejamos de nosotros a todos los demás, y que no sean todos los demás quienes nos protejan a nosotros. ¡Ya está bien!.


Artículo Anterior Artículo Siguiente