Carlos Carvalhal. Porque -al final- parece estar claro : "Qui resistit, vincit"

Ya es oficial. Carlos Carvalhal ya es el nuevo entrenador del Sporting Clube de Braga. Una nota en la web oficial del club, dice así :
Carlos Carvalhal é o novo treinador do SC Braga. O técnico rubricou um contrato válido para as próximas duas temporadas.
O treinador de 54 anos está de regresso a uma casa que bem conhece. Carlos Carvalhal formou-se no SC Braga e passou pela equipa principal como jogador, tendo ainda uma passagem pelo comando técnico na época 2006/2007.
Carlos Carvalhal soma mais de 150 jogos no escalão principal português e é um dos técnicos mais experientes da primeira liga. O novo treinador do SC Braga teve uma incursão bem sucedida por Inglaterra e tem no seu palmarés uma Taça da Liga (2007/2008) ao serviço do Vitória de Setúbal.
Hace ya muchos años (avanzaba la década de los 80 en el siglo pasado), cuando comencé a interesarme por el Sporting de Braga y asistir a no pocos de los partidos que jugaba en el histórico recinto del "1º de Maio", pasé una tarde desagradable realmente, porque aquel joven y fornido defensa central que actuaba aquel día, era objeto de chanzas, risas, invectivas... por un cierto núcleo de aficionados (?) que ocupaban lugar en las pétreas bancadas del estadio bracarense.

En efecto : aquellos botarates se tomaban a broma, restaban importancia a las evoluciones sobre el terreno de juego de un joven, cuyo grave pecado era, tener origen en la propia Cantera del Braga, donde había destacado notablemente en el Braga sub19. 
Ese joven jugador, condenado a no ser profeta en su tierra, por la ligereza con que fue juzgado, también por vociferantes adeptos (?) en no pocos de los partidos jugados... era Carlos Carvalhal.
Tengo muy grabado en mente -¡y han pasado años!- aquella desagradable sensación, cuando lo que me hubiese encontrado hallar era apoyo constante, estímulo permanente, y esto siempre para cualquiera que proviene de la Cantera y es alineado en un primer equipo.

Braga (en 3 temporadas alternas), Chaves (2 temporadas alternas), Porto, Beira-Mar, Tirsense y Espinho... son los clubs por lo que Carlos Carvalhal defendió la camiseta. Era un central aguerrido, contundente, sacrificado, de los que -no había duda- daban en todo momento el litro...
Por eso, aquel día del "1º de Maio" no entendí cómo era posible que, al despejar una pelota con un patadón tremendo a las nubes, cruzándose ante un delantero rival que se iba solo en el área, aquellos necios que yo tenía cerca en la bancada, en vez de aplaudir con entusiasmo por el gran peligro por Carvalhal conjurado, se echasen a reír algunos, mofándose otros al grito burlesco de...
--- Eh, Carvalhal... dá-lhe mais forte !!

Luego vino su tiempo de entrenador. Y su paso por el Braga, más corto de lo deseable, tampoco debidamente valorado como técnico. Pero en fin... siempre se repite eso de "nadie es profeta en su tierra" (esperemos que ahora ya no sea así en el futuro que viene...). Y parece eso haber sido el maleficio encima de Carlos Carvalhal. 
Condenado así a tener que recorrer mundo, comenzar a subir peldaños muy desde abajo, para -ahora- tras haber alcanzado un prestigio notorio como entrenador por el mundillo del fútbol adelante, ser recibido en Braga, al fin y al cabo su tierra, su gente, su ambiente... ahora sí, por fin, poco menos que bajo palio.

Y es que de los entrenadores que han llegado al Braga en las últimas temporadas, por lo que hemos pulsado en el ambiente, este Carlos Carvalhal es el que suscita un mayor clima de consenso, de esperanzas fundadas, de alta estimación entre los núcleos fundamentales de adeptos del cuadro arsenalista. 
Es un regreso a su casa, sí; pero un regreso por la Puerta Grande. Tal vez, también porque cuando salió del Braga las otras veces, Carvalhal nunca lo hizo por la puerta pequeña. Porque quienes se dejan hasta la última gota de sudor en la camiseta (como Carvalhal siempre hizo) en modo alguno pueden irse por otra puerta que no sea la del reconocimiento, la del agradecimiento por haberlo dado todo por el club. El tiempo acaba por poner las cosas en su sitio y hacer justicia.

Por eso, entre lo que supo dar en su día y los indudables éxitos que ha cosechado fuera, para Braga y el Braga tiene que ser un orgullo la vuelta de este su hijo, al que tal vez no valoraron debidamente en su día, pero al que parecen ahora dispuestos -enmendando la plana- a apoyarle e impulsar su trabajo hacia la gloria, porque el éxito de Carvalhal, también, será el éxito del Braga y el orgullo de los braguistas.
EUGÉNIO EIROA

Carlos Carvalhal, esta mañana, en el estadio municipal de Braga (Foto : S.C. Braga

Datos de transfermarkt.es

Artículo Anterior Artículo Siguiente