El enorme esfuerzo del ferrocarril portugués por sobrevivir y seguir sirviendo...

Salta a la vista el enorme esfuerzo que esto supone. 
¿Sabe usted lo que es coger un coche de pasajeros que estaba oxidado por todas partes, con un interior sumido en el abandono, arrinconado desde hace unos años en una vía muerta y... ponerse a trabajar en el hasta dejarlo casi como nuevo?.

En Portugal han sido conscientes de que antes que dar una puñalada mortal al sistema ferroviario que tienen, por falta del suficiente dinero para invertir en numerosos trenes nuevos... había una solución intermedia. Pasaba por reabrir talleres de mantenimiento ferroviario que habían sido drásticamente cerrados cuando desembarcaron los hombres de negro impuestos por Bruselas en el tiempo aún reciente de la intervención europea.
Reabiertos esos talleres, se les ha potenciado, no solo con nuevo personal y otro trasladado, se les ha dotado de medios técnicos y... ¡a trabajar!. Llevan ya bastantes meses en ello y pronto se cumplirá un año de esta buena decisión.

Linha do Douro

Coches clásicos Schindler, suizos, junto a locomotoras diésel han sido recuperados para la línea del Douro, un trayecto ferroviario en el que -por su trazado- los trenes no pueden correr y en donde durante medio año más de la mitad de los pasajeros son miles y miles de turistas que buscan ese tren de recorrido tan pintoresco, como un especial deseo a hacerse realidad.
En esa tarea de recuperar los Schindler y locomotoras diésel se va a seguir por los talleres especializados que nos ocupan, pero una primera remesa está lista para salir del apuro.
Ahora irán relevando en el "Douro" a los populares "camellos", los automotores amarillos que la CP tiene alquilados desde hace años a la Renfe, que irán destinados para reforzar las problemáticas líneas del Oeste (Leiría-Nazaré-Caldas da Rainha-Torres Vedras-Meleças-Lisboa) y del Algarve (Lagos-Tunes-Faro-Vila Real de Santo António), líneas en las que parte del material existente está caduco y maltrecho.

Linha do Minho 

La tarea ahora mismo que, en paralelo a lo antes comentado, realizan estos talleres ferroviarios portugueses que tienen no poco de auténtica artesanía (son capaces de crear piezas para sustituir estropeadas para las que no habría repuestos), pasa por la recuperación tanto en la parte mecánica como en chapa y carcasas, de las famosas locomotoras eléctricas Alstom que, incomprensiblemente, a medida que se iban averiando estos años atrás, eran arrinconadas en vías muertas.
Esta serie de la Alstom francesa no solo es todavía utilizada en Francia por la SNCF (como se puede ver en la imagen que acompañamos) sino que sus características (puede circular de sobra a 160 kms/hora) se adaptan perfectamente a la mayor parte de la actual red ferroviaria portuguesa. Pero claro, fueron abandonadas por falta de piezas, una tras otra, hasta que -ahora- con sentido común, alguien ordenó recuperarlas, rehacerlas por dentro y por fuera y sacarlas una tras otra del abandono, para darles unos cuantos años más de vida útil...

Quedan aún varias por recuperar. Pero dos ya están prácticamente listas, acaban de salir de los talleres, como vemos en la foto debajo de estas líneas. Se unirán a otras dos que ya habían sido recuperadas anteriormente y a las que se van a recuperar a partir de ahora.
El objetivo es crear un parque de locomotoras eléctricas de este tipo, para atender los servicios en la llamada Linha do Minho (Porto-Famalicâo-Nine-Viana do Castelo-Caminha-Valença do Minho). Esta línea está a punto de ser electrificada en su totalidad. Como muy tarde, de aquí a fin de año, todo deberá estar operativo en esa "ferrovía". 
Será el momento de retirar de ahí los actuales trenes diésel, "camellos" (como los antes referidos en el caso del "Douro") que serían relevados por las famosas Alstom unidas a coches de pasajeros.
Y es que -también- en los talleres que nos ocupan se trabaja y se trabajará en la recuperación de los coches de pasajeros construidos en su día en la portuguesa factoría de Sorefame, con carcasa de acero inoxidable. Estos coches están siendo regenerados en su totalidad, de arriba a abajo; ejes, "boggies", ruedas, frenos, estabilizadores... interior, asientos nuevos, forros, suelos... el objetivo es sacar relucientes de esos talleres coches de viajeros válidos para enganchar a las Alstom y formar unos trenes dignos que, donde la vía lo permita, puedan alcanzar los 160 kms/hora si menester fuere. Esas composiciones de las Alstom + los regenerados Sorefame serían las que a partir de enero de 2021 circulasen por la llamada Linha do Minho.

El servicio internacional Porto-Vigo

Queda por resolver qué tren (material) sustituirá en esa misma línea y el tramo entre Valença do Minho y Vigo, al actual "tren Celta", el internacional que tiene actualmente el material diésel de los "camellos" alquilados por la CP a la Renfe.
Lo lógico sería que -mediante una decisión política española- la Renfe se implicase en el "tren Celta" más allá de vender billetes y poner un revisor que sube en Tui y se baja en Vigo. Lo lógico sería que la Renfe aportase dos unidades de los S-121 (trenes eléctricos en su día construidos por la CAF, basculantes en parte, que se adaptarían perfectamente al trazado Vigo-Valença-Porto; trenes que actualmente ya cubren el servicio rápido entre A Coruña y Vigo, tipo "Avant").
Caso de que la Renfe siga mirando para otro lado (lo cual resultaría lamentable en esta hora de apostar por un servicio eléctrico renovado y de fuerte componente medioambiental) no le quedará otra a la CP que montar un tren digno pero más modesto que el S-121 : ahí entraría en juego una composición (2 en realidad deberían de ser, al ser 2 trenes diarios en cada sentido) con una locomotora Alstom y coches Corail, de primera y segunda clase, por ejemplo.
Pero como no anda sobrada de "Corail" la CP (utilizados en sus Intercidades fundamentalmente), razón de más para que la Renfe se implique y tome de una vez la decisión de incorporar un par de unidades de S-121 a este servicio internacional, quedando un tren de la CP (Alstom + coches Corail) para el caso de tener que ser sustituido un S-121 por avería o periòdica revisión. Sería lo justo y razonable, después del esfuerzo que CP viene haciendo desde hace años para sostener la línea internacional Porto-Vigo, con lo poco que tiene.

Dos Alstom perfectamente recuperadas en los talleres ferroviarios portugueses. 

Otra Alstom en pleno proceso de reconstrucción en los talleres portugueses de los que hablamos.
Dos Alstom -idénticas a las que están recuperando los portugueses-,
estas de la foto son de la compañía estatal francesa, locomotoras eléctricas
que las sigue utilizando la SNCF en varios de sus servicios.




Artículo Anterior Artículo Siguiente