51 coches de viajeros de Renfe pasan a la CP que los rehabilitará con la maestría habitual

"Trato hecho. Te llevas 51 coches de viajeros. Algunos, les das unos retoques y en tres meses los puedes poner a circular ya... son tal vez los 16 que inicialmente queríais comprar, esos que aún hace poco estábamos usando hace muy pocos meses en trenes como los que iban de Galicia al País Vasco cada día... Los otros coches de viajeros, que tienen algún deterioro mayor, seguro que los ponéis como nuevos en esos talleres en los que hacéis auténticos milagros ferroviarios; en Guifôes, cerca de Matosinhos, Porto... ¿no?"... Más o menos, eso sería lo último de lo expresado por parte de la Renfe en la negociación con la CP, compañía ferroviaria portuguesa, que ahora se dispone a sacar el mejor partido posible a más de medio centenar de coches clásicos de viajeros que la Renfe había ido apartando sucesivamente en los últimos años y que constituían buena parte de su flota de los famosos trenes nocturnos interciudades, que fue eliminando poco a poco, en los últimos doce años.

RÍAS BAIXAS TRIBUNA contaba a mediados del pasado mes de febrero que una comisión de la CP iba a Madrid a revisar el material que Renfe estaba entonces dispuesta a vender a CP para cubrir su urgencia de necesitar 16 coches de viajeros... Luego vino la pandemia y ahora, en el retomar el asunto, ambas partes parecen haber acordado trasvasar no 16 sino 51 coches de la Renfe para la CP, a cambio de 1,6 millones de euros.

A primeros de febrero, el periódico "Público", de la mano del mejor periodista experto portugués en temas ferroviarios, Carlos Cipriano, hablaba en estos términos de la primitiva operación que, ahora, se ha ampliado... :
"CP planeia comprar 16 carruagens de passageiros à espanhola Renfe, com o objetivo de reforçar a oferta de longo curso, avança o jornal Público este domingo. Com esta decisão a companhía ferroviária portuguesa quer responder à procura que tem vindo a aumentar nos últimos anos, em especial nos fins de semana e no verão.
O presidente da CP, Nuno Freitas, já combinou com o homólogo da Renfe, Isaías Táboas, numa reunião na passada segunda-feira, que um grupo de engenheiros da antiga EMEF, que agora está integrada na CP, vai deslocar-se até Espanha para avaliar o estado das carruagens.
Estão em causa 16 carruagens, retiradas uns dez anos atrás, que poderão aumentar a oferta entre a 800 a mil lugares, dependendo as opções por 1ª ou 2ª classe. Estão à venda por 404 mil euros, valor a que acresce os custos de transporte e a remodelação para serem postas ao serviço, que deve rondar os 100 mil euros.
As carruagens deverão ter de sofrer remodelações antes de entrarem ao serviço em Portugal, o que irá acontecer nas oficinas de Guifões, que foram reabertas no mês passado. As carruagens funcionaram em Espanha durante cerca de 20 anos, tendo sido eliminadas na rede ferroviaria do país vizinho a medida que ían desaparecendo os comboios nocturnos. Se fossem compradas novas pela CP, o investimento rondaria nâo baixaría dos 10/12 milhões de euros".


Ahora, ya no serán 16, sino 51 los coches de viajeros que pasarán a propiedad de la CP. Algunos, pocos, se usaban aún meses atrás en el tren diario Galicia-Pais Vasco, donde una locomotora Siemens arrastraba tres/cuatro vagones de pasajeros, desde Vigo y A Coruña hasta Bilbao y Hendaya. Esos vagones tendrán poca necesidad de intervención en los talleres especializados de Guifôes (Matosinhos) : habrá que retirar de ellos placas de material de amianto que portaban en partes de su estructura. Salvo eso y un pintado con los colores de la CP, están en perfectas condiciones de uso, por lo que en el próximo otoño podrían estar ya circulando en las vías portuguesas. 
Otros coches de viajeros del lote de los 51 -la mayoría de ellos- requerirán mayores o medianas intervenciones en los talleres especializados de la CP, de ahí que solamente podrían entrar en servicio a lo largo del 2021 y 2022. Pero conociéndose la maestría de los operarios de esos ya afamados talleres de Guifôes y demás lugares de reparaciones de la CP, nadie duda de que al final, los 51 coches de viajeros de procedencia Renfe se van a convertir en unos semi-nuevos con el confort y calidad necesarias para la utilización que la CP pretende, reforzando su red de servicios Intercidades y algún que otro servicio inter-regional.

La CP, compañía de los trenes portugueses, aprovechará así una oferta final muy tentadora de RENFE y en vez de pagar medio millón de euros por 16 coches de viajeros (unos 12 millones podrían costar si se comprasen nuevos) adquirirá un total de 51 coches a cambio de 1,6 millones de euros. Son coches que la ferroviaria española tiene apartados en desuso, tras la progresiva desaparición de los trenes nocturnos en la red española. 
En general y salvo algunas excepciones, son vagones de pasajeros cuyo interior estaría en mejor estado que lo externo, donde las muestras de óxidos y corrosiones obligarán a una urgente actuación de chapa y pintura a conciencia. Pero el diseño y disposición interior de asientos así como dotaciones interiores (incluso coches mixtos con zonas de Bar y Pasajeros) de los vagones que interesan a la CP encajaría perfectamente con las dotaciones que ofrecen los actuales Corail y Sorefame transportados en las composiciones IC Intercidades, por ejemplo. Lo que sí está muy claro es que estos vagones no están para ser puestos en servicio mañana precisamente; tal vez salvo el caso de una docena, ni habrá tiempo a tenerlos listos para el otoño venidero. 

Los llamados talleres portugueses de la EMEF van a tener buen trabajo por delante, pero de su maestría se espera que los vagones a recuperar de Renfe salgan de los talleres de Contumil / Guiföes casi "como nuevos".

Fuentes consultadas por RÍAS BAIXAS TRIBUNA en medios ferroviarios cercanos a la operación, no descartan que los vagones de más urgente puesta a punto lo sean, también, con el pensamiento en ser utilizados a partir del 2021 en la línea internacional Porto-Vigo, sustituyendo al actual Tren Celta (servicio prestado por los automotores camello alquilados a Renfe).
Si Renfe finalmente no aportase sus trenes eléctricos S-121 de modernidad notable, la CP avanzaría con 2 trenes en cada sentido -uno de mañana, el otro de tarde- compuestos por material ex-Renfe que habría regenerado en sus talleres de Contumil / Guifões.
Es decir, una vez finalizada la electrificación del tramo Viana do Castelo-Valença do Minho- Guillarei y pudiéndose ya ir de tren elétrico entre Porto y Vigo, la CP pasaría a sustituir los camellos actuales -cada vez más deteriorados y apestando a gasoil en muchos de los viajes actuales- por trenes eléctricos, compuestos por locomotoras Alsthom 2600 -también regeneradas en los talleres portugueses de la EMEF- junto a un coche de primera y dos de segunda clase, siendo mejorada la composición en los meses de verano (donde la ocupación por peregrinos y turistas crece notablemente) con un coche adicional mixto (bar/cafetería + pasajeros).
Aún siendo con material recuperado, es evidente que un tren eléctrico con una composición como la descrita con coches de primera y segunda, siempre sería mejor que los camellos actuales que en poco o nada dignifican el tren internacional llamado "Celta".


Algunas imágenes del material
de Renfe que pasaría a la CP



Artículo Anterior Artículo Siguiente