Núñez Feijóo continúa lejos del tragar y el "si, bwana" ante Sánchez

Feijóo traslada el desacuerdo con los criterios de reparto del fondo de 16.000 millones de euros e incide en que se modifiquen para conseguir un reparto equilibrado entre las comunidades

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, trasladó hoy al Gobierno de España el desacuerdo con los criterios de reparto del fondo de 16.000 millones e incidió en que se modifiquen para conseguir uno reparto equilibrado entre las comunidades.
Durante la videoconferencia con el Ejecutivo central y los otros presidentes autonómicos, Feijóo reiteró su discrepancia profunda de que dentro del criterio sanitario solo se tenga en cuenta el número de camas hospitalarias y de camas de UCI utilizadas, ya que esta medida, explicó, perjudica a aquellas comunidades que, al igual que Galicia, tomaron también otras decisiones para evitar el colapso de los hospitales, como: la apertura de residencias integradas, con 250 camas operativas, o el sistema de teleasistencia para el seguimiento de 3.500 pacientes.

Asimismo, el titular de la Xunta expresó la preocupación por los cambios de criterio en relación al Ingreso Mínimo Vital y que pueden provocar un solapamiento de las rentas de integración social de las comunidades, de las pensiones no contributivas de la Seguridad Social y de una renta mínima vital, “que parece ser que puede gestionar el Gobierno central”. Al respeto, Feijóo abogó “por que todo esto se haga de una forma conjunta”, de manera que las comunidades, igual que gestionan las pensiones no contributivas, puedan gestionar la renta mínima que hay en cada autonomía junto con otra renta que puede ser mayor y ampliada por parte del Gobierno central.

Por otra parte, y ante la apertura del período de matrícula escolar, urgió también en la necesidad de avanzar en las directrices para el inicio del próximo curso académico; así como de evaluar el papel de las comunidades en los fondos europeos que recibirá España.
La necesidad de trabajar con instrucciones claras y certezas

El presidente de la Xunta aprovechó su intervención para pedir a todos los gallegos a máxima prevención y prudencia a partir de mañana, en alusión al tránsito de Galicia a la fase 1. “La única vacuna es nuestro comportamiento individual y colectivo”, aseveró, al tiempo que defendió la necesidad de contar con instrucciones claras y certezas.

En este sentido, defendió que las comunidades deben estar informadas sobre en que consiste cada fase para poder prepararse desde el punto de vista sanitario; los sectores productivos precisan protocolos de funcionamiento idóneos; y los ciudadanos necesitan saber que pueden hacer en cada una de ellas para poder ordenar su vida. Además de insistir en que todos debemos conocer también cuando se prevé abandonar el estado de alarma, que el Gobierno prevé emplear hasta que finalice la desescalada.

El presidente de la Xunta aprovechó la reunión para trasladar al Gobierno las dudas del pequeño comercio en esta fase 1, sobre cómo cumplir el deber de establecer sistemas que permitan el recuento y control del aforo; así como la preocupación por el hecho de que se permitan rebajas y promociones veía web y no presencialmente.

Por otra parte, defendió la necesidad de que los establecimientos que dispongan de una superficie mayor a la contemplada en la normativa –400 metros cuadrados– puedan reiniciar la actividad reduciendo temporalmente la superficie comercial la ese límite. Y también propuso que, al igual que se permite la apertura de los concesionarios de automoción, se aplique este criterio a establecimientos de venta al por menor de artículos de construcción y saneamiento y maquinaria industrial y agrícola.

Tras conocerse a través del BOE/BOE la posibilidad de apertura de los centros de día y de discapacidad, Feijóo confirmó que Galicia no lo va a hacer mientras no cuente con protocolos aprobados por el comité clínico del Sergas: “No podemos improvisar con la población vulnerable”.

En lo tocante a la pesca fluvial y a la caza, el titular de la Xunta pidió al Gobierno que no se adopte ninguna decisión sobre su prohibición mientras no haya un acuerdo bilateral con el Ministerio de Sanidad. Sobre la primera, recordó que se trata de un deporte individual que practican miles de gallegos y, sobre la segunda, aseveró que no tiene sentido que la comunidad, de acuerdo con los sindicatos agrarios, autorizara batidas de jabalí para preservar los cultivos y que, a partir de mañana, no se puedan hacer.
Por último, se refirió a la situación de los pasos transfronterizos entre Galicia y el norte de Portugal. En este sentido, y después de subrayar que tanto la Comunidad gallega como Portugal cuentan con una situación epidemiológica muy parecida, abogó por unos pasos transfronterizos más permeables.