La incuestionable dignidad de los trenes portugueses en el tiempo que se avecina...

Cuando no hay dinero puede haber imaginación, trabajo, capacidad para reinventar, para regenerar... Así sucede, en no pocas ocasiones, en Portugal.
Lo decidieron hace unos meses allí, cuando convencidos de que necesitaban más trenes, más unidades ferroviarias... y disponían de poco dinero para comprar nuevas composiciones. Decidieron comprar hasta donde daba el dinero para estos fines en la caja del Estado. Y siendo pocas y tardías en ser entregadas las nuevas composiciones de "comboios" pretendidamente encomendadas a fabricante suizo, pusieron en práctica lo que dictaba el sentido común : potenciar los talleres de mantenimiento y reconstrucción ferroviaria existentes y reabrir uno incomprensiblemente cerrado en el tiempo de los recortes, por imposición de la "troika" europea.

Con esos talleres ya en marcha, activo está el proceso de regeneración de parte del material ferroviario que estaba apartado y deteriorándose con el paso de los años. De ahí fueron rescatados los que potencialmente podrían ser útiles. Y manos a la obra, locomotoras (como es el caso de la imagen) y coches de viajeros están entrando en las naves de los talleres especializados, para ser objeto de tal recuperación que les va a permitir una digna segunda vida. Las imágenes de @zecarlosbarbosa nos dan idea de parte del proceso (aún falta el pintado final y colocación de los elementos preservados) en una locomotora eléctrica, de origen Alstom.

¿Tiene sentido hacer lo que en Portugal se está haciendo?. Rotundamente sí. Esa es la respuesta. Primero porque si no hay para pan, no puede haber para estampas. Segundo : dadas las condiciones en que se encuentran los raíles, la "ferrovía" portuguesa, la infraestructura por donde estos trenes tienen que circular, no es ningún atraso que estas potentes aunque veteranas locomotoras Alstom vuelvan al servicio. (¿Para qué quieres tener un ferrari que te permite ir a 220 kms/hora si no tienes una pista adecuada por donde conducirlo...?).
Lo importante es que este material ferroviario que Portugal está regenerando vuelva a estar en las mejores condiciones, que si no parezca nuevo, al menos goce de las condiciones de un semi-nuevo. Y esto, tal y como trabajan en esos talleres especializados de la EMEF, seguro que se consigue. 

Siendo todo eso así, Portugal seguirá teniendo tren con unos mínimos. Muy humilde, comparado con España, pero no por ello exento de dignidad, de capacidad para dar respuesta a una demanda que antes del coronavirus era claramente creciente...
Ojalá que los recortes que, inevitablemente, vendrán tras el impacto económico de la crisis que tenemos todos a la puerta, no supongan en el caso de Portugal un cambio de planes en el transporte ferroviario. Al contrario : aunque sea con trenes regenerados, recuperados dignamente, la tarea que se realiza en estos talleres especializados que nos ocupan, no solo sirve para dar y crear empleo en estos tiempos difíciles, sino también para sostener en unos mínimos adecuados -y a la vuelta de un tiempo cercano suficientes tal vez- al transporte de viajeros por ferrocarril en Portugal. Este medio de transporte bien puede ser un arma eficaz y muy válida en el difícil tiempo que se avecina; ténganlo en cuenta.
(E. Eiroa / imágenes (con la debida venia) de @zecarlosbarbosa