Después del paseo "higiénico" llegó el paseo "comercial" del premier Costa

El premier portugués, el socialista António Costa, se ha dado un buen paseo de fin de semana por las calles de Lisboa. Y ha invitado a la población a hacer lo mismo, aunque con cautela, distancia, máscara y lo que menester fuera para no estropear el buen camino andado desde meses atrás en el combate al Covid-19.

El primer ministro, António Costa, caminó por la zona de las tiendas del barrio de O Chiado, en Lisboa, y pidió a los portugueses que volvieran a las calles, aunque con precaución debido al covid-19, destacaba el Jornal de Notícias.
"Con la misma determinación con la que nos encerramos, ahora también tenemos que volver a la calle, para tratar de reanudar la normalidad de nuestra vida, ahora de una nueva manera y con las precauciones que nunca podemos dejar de tener", defendió el primer ministro. 

António Costa lanzó esta apelación al final de una visita al comercio de O Chiado, en la que estuvo acompañado por el alcalde de Lisboa, Fernando Medina (por cierto, este imprudente sin máscara), y por el secretario de Estado para Asuntos Parlamentarios, Duarte Cordeiro. 
En estas declaraciones a los periodistas en la Rua do Carmo, junto a Rossio, el primer ministro reforzó este mensaje. "Con la misma convicción con la que les pedí que se quedaran en casa, el llamamiento que ahora hago es que, con seguridad, con precaución, reanuden el proceso de ocupar la calle, regresar a la calle, regresar a las tiendas, regresar a la restauración , de vuelta a los cafés, porque así es como colectivamente podremos relanzar nuestra vida en el país nuevamente ", dijo. Según el primer ministro, los portugueses sabían cómo ser "muy disciplinados y muy determinados" en confinamiento en casa para contener la propagación de Covid-19.

"Hemos tenido éxito y no podemos bajar la guardia, porque este es un esfuerzo que debemos continuar, y para eso tenemos que usar la máscara cuando ingresamos a los espacios cerrados, tenemos que desinfectar nuestras manos, tenemos que mantener la distancia física", ha resaltado  António Costa. Sin embargo, consideró que "los comerciantes, con enorme responsabilidad, están adoptando las medidas de seguridad" para que puedan regresar la gente a las tiendas "sin peligro" y por lo que es necesario "corresponder al enorme esfuerzo que hicieron estos comerciantes", a quien dejó "una palabra de aliento y agradecimiento ". La ciudadanía portuguesa ha sido la clave de nuestro éxito, insistió. "El espíritu cívico de los portugueses ha sido la clave de nuestro éxito para contener la pandemia y, por lo tanto, también será la clave para liberarnos de manera segura", defendió António Costa, quien bajó a la zona de O Chiado junto a su esposa, Fernanda. Tadeu, con quien acabaría por entrar en varias tiendas.






Share: