Anuncian ya medidas para la reactivación del transporte público de competencia autonómica

El Diario Oficial de Galicia publica hoy la Orden de la Consellería de Infraestructuras y Movilidad por la que se regulan las nuevas medidas para la reactivación del transporte público de viajeros de competencia autonómica en condiciones de seguridad para usuarios y trabajadores. El texto recoge las medidas que se aplicarán para garantizar, en todo momento, la seguridad de trabajadores y viajeros y facilitar la atención a las necesidades de movilidad, de acuerdo a la evolución de la situación sanitaria.
Estas medidas serán de aplicación en los servicios de transporte público terrestre de titularidad de la Xunta que se desarrollen íntegramente en el territorio gallego y en los de transporte marítimo que se lleven a cabo entre puertos o puntos de la Comunidad Autónoma. Comenzarán a hacerse efectivas el próximo lunes, 11 de mayo, una vez entre en vigor a orden publicada hoy.
Dicha orden especifica que la reactivación paulatina de la actividad en el transporte se establecerá en función de la evolución epidemiológica en la que se encuentre Galicia para garantizar en todo momento un transporte seguro y, de hecho, distingue diferentes tipos de servicios de transporte y horarios (en períodos punta y valle) según las unidades territoriales establecidas por la autoridad sanitaria.
El documento detalla medidas comunes de protección de la salud y higiénico-sanitarias que deben adoptar las personas viajeras y el personal de conducción o acompañante, pero también especificaciones para la limpieza de los vehículos y embarcaciones y para las infraestructuras de transporte (estaciones de autobuses y paradas), así como la disposición de elementos de señalización recordatorios de las prohibiciones, deberes y recomendaciones en materia de higiene.
Para acceder al transporte público y mientras permanezcan en su interior, los viajeros tendrán el deber de usar máscara, siendo recomendable también el empleo de guantes. Deberán mantener -en la medida de lo posible- las distancias de seguridad (dos metros) durante el acceso y salida de los vehículos o embarcaciones y, si presentan síntomas o consideran que tienen probabilidad de infección, deberán abstenerse de emplear dichos servicios. Se aconseja que las personas especialmente vulnerables no hagan uso del transporte público.
Además, se recomienda realizar el pago mediante la Tarjeta de Transporte Metropolitano o por medios tecnológicos similares para evitar el contacto con el personal de conducción. En cualquiera caso, se instalarán dispensadores de geles hidroalcohólicos en todos los vehículos y embarcaciones, será obligatorio su uso antes y después de realizar el pago cuando se realice en metálico.
En cuanto al personal de conducción o acompañante, estarán en el deber de usar máscara además de disponer de los equipos de protección determinados por los servicios de prevención de riesgos laborales y respetar las medidas en materia de higiene, salud pública y seguridad en el trabajo. Además, deberán informar y orientar de manera adecuada a los viajeros.
En lo que respecta a la capacidad de los vehículos y embarcaciones, la oferta de plazas disponibles se limitará a la mitad de su capacidad, debiendo garantizar que no se ocupe más de un asiento de la misma fila, excepto por familias o personas que convivan juntas, ni asientos contiguos, además de impedir la ocupación de la primera fila detrás del conductor. Se recomienda, además, la instalación de mamparas o pantallas transparentes que separen dicho puesto de la zona empleada por los usuarios. En los vehículos con plazas de pie, se deberá mantener el distanciamiento físico entre las personas usuarias con el fin de mantenerse en valores inferiores a dos personas por metro cuadrado.
Se extremarán las medidas de limpieza: cada cambio de turno se recomienda realizar una limpieza, debiéndose desinfectar completamente los vehículos o embarcaciones, cuando menos, una vez al día. Además, siempre que sea posible, se mantendrán ventilados de manera natural.
En las estaciones de autobuses de viajeros y en las principales paradas se dispondrán elementos de señalización que permitan el mantenimiento de una distancia física de, cuando menos, dos metros entre las personas usuarias y se dará la máxima difusión de todas las pautas que publiquen las autoridades sanitarias y que resulten pertinentes.

Oferta de servicio

La oferta de servicios de transporte público regular de titularidad de la Xunta que se desarrollen dentro de la misma unidad territorial será de un mínimo 80% en horario punta, es decir, entre las 06,00 y las 09,30 horas y entre las 13,00 y las 16,00 horas de los días laborales y de un 50% en horarios valle. Esta oferta de servicios se reducirá en un mínimo del 50% cuando se trate de servicios de transporte a desarrollar entre dos unidades territoriales diferentes.
Las empresas concesionarias de los servicios de transporte público adaptarán su oferta de servicios de tal manera que se le garantice a la ciudadanía el acceso a los principales servicios básicos y centros de trabajo. Además, podrán intensificar su oferta en las franjas horarias de mayor demanda con la finalidad de mitigar el efecto de las restricciones de la capacidad máxima de los vehículos y deberán dar la máxima información a los usuarios sobre la oferta de servicios.
Durante la situación del estado de alarma y hasta que se retome la actividad lectiva en la enseñanza obligatoria, los servicios de transporte público regular de viajeros por carretera de titularidad de la Xunta se prestarán con las condiciones estipuladas para los días “no lectivos”. 
Con la orden publicada hoy en el Diario Oficial de Galicia la Xunta establece medidas para reactivar los servicios de transporte público de viajeros de una manera paulatina y con la máxima seguridad de acuerdo a la realidad de las necesidades de movilidad existentes en el territorio y a la evolución de la situación sanitaria, garantizando, en todo caso, las medidas sanitarias y de salud y de higiene necesarias y que la ciudadanía pueda acceder a sus puestos de trabajo y a sus servicios básicos con las máximas garantías.