¡Por fin! : Braga exigirá al Gobierno portugués el "bypass" que la instale en la línea directa con Galicia

La ciudad de Braga está dispuesta a abordar con el Gobierno portugués un proyecto de infraestructura ferroviaria llamado "bypass de Braga". Así lo confirmó este fin de semana el alcalde de Braga, Ricardo Río, que desde este sábado ejerce -nuevamente- como presidente del sistema de ciudades del Noroeste Peninsular, llamado Eixo Atlántico.
Ricardo Río es consciente del futuro que ya viene, de la mejora y electrificación de la Linha do Minho entre Porto y Valença do Minho, así como del tramo que va del puente internacional de Tui hasta el nudo ferroviario de Guillarei. Resuelta esta electrificación de aquí a fin de año, es evidente que saltará a la vista un notorio problema : Porto y Vigo estarán unidas por un tren eléctrico que acortará los tiempos y dará mejor servicio que el actual. Pero mientras que Barcelos y Viana do Castelo, junto con Valença do Minho, quedarán inmersas en lo que será realidad en el final de 2020, la populosa ciudad y comarca de Braga (tercer núcleo urbano de Portugal) quedarán fuera de...
Braga no puede ni debe quedar fuera de la línea electrificada inmediata entre Vigo y Porto. 
Un viajero que quiera usar el servicio internacional entre Vigo y Porto y proceda de Braga ha de bajar hasta Nine en un eléctrico de cercanías (20 minutos) y en Nine subirse al tren que procedente de Porto sube hacia Galicia...una situación a la que, en buena lógica, Ricardo Río quiere poner remedio. Y es muy urgente hacerlo después de tantos años de abandono.
Río, que no es un tonto políticamente hablando, ha amarrado la presidencia del Eje Atlántico del Noroeste Peninsular, por dos simples razones : una porque tratará de salvar y reconducir un organismo que últimamente ha dado demasiados tumbos (con protagonismo excesivo de un polémico funcionario -secretario general- al frente desde la habitual sede del organismo en Vigo). Otra razón porque a Braga, en estos momentos en que necesita demandar una infraestructura ferroviaria importante, le viene que ni anillo al dedo que en el Eixo mande el presidente de su Câmara Municipal. Igualmente : Braga es desde la noche de este sábado, la capital da Cultura del Eixo Atlántico, con una serie de actos y actividades programadas para este 2020 y con un apoyo muy notable de la Xunta y el Xacobeo en el acto inicial.

El dichoso y ansiado bypass ferroviario.

Fue RÍAS BAIXAS TRIBUNA quien planteó (en Internet y en su edición mensual impresa) hace ya varios años esta necesidad para Braga. Y denunció precisamente que el Eixo Atlántico no entrase de lleno en este asunto, o lo estuviese haciendo solamente de puntillas. Tiempo después, se ve que alguien tomó nota, encontró razonable nuestro planteamiento y ahora claramente lo asume... Es, en todo caso, una actitud inteligente.
Braga no puede ni debe quedar fuera de la línea electrificada inmediata entre Vigo y Porto. Tampoco de la futura línea que se prevée entre A Coruña-Santiago-Pontevedra-Vigo-Valenca-Viana do Castelo y Porto, con extensión garantizada a Lisboa. Braga quiere estar ahí y su alcalde sabe que se trata de una aspiración imprescindible.
Habría dos maneras de lograr lo que se pretende : enterrando millones y millones en una obra con un gran túnel urbano y con ello convirtiendo la nueva estación de Braga en estación de paso, en lugar de la estación término actual....una posibilidad que, sabe muy bien Ricardo Río, no tendría el apoyo del Gobierno Costa, al tratarse Portugal de un país en donde precisamente no sobra el dinero.
Pero Braga tiene una alternativa perfectamente viable, con una cierta inversión -pero razonable- a la que António Costa no podría oponerse y a la que Bruselas contribuiría siempre, al tratarse de algo muy necesario para potenciar una línea internacional por toda la fachada atlántica de la Península Ibérica.

La idea pasa por conservar la Estación de Braga como una estación término para los actuales servicios que hacia allí y desde allí se prestan. Y justo antes de Braga, en la zona cerca industrial de Ferreiros, donde actualmente ya hay un apeadero de tren conectado con varias líneas de autobus urbano, construir una estación complementaria. Esta sería la Estación de la Linha do Minho, de las Cercanías con Viana y Barcelos y, ante todo, de los servicios ferroviarios internacionales. Todos los demás servicios acabarían o arrancarían de la estación término como ahora mismo sucede.
Braga-Ferreiros sería el nombre, la clave para dar un salto cuantitativo y cualitativo en la infraestuctura ferroviaria de Braga. Y al estar situada en una zona donde las expropiaciones no serían escandalosas, ni habría que estar construyendo túneles para sacar la vía del tren en dirección a Barcelos, no había que afrontar imposibles dispendios.
Ahí se situaría el llamado bypass de Braga. El tren llegaría desde Porto y al llegar a Braga-Ferreiros se desviaría hacia Barcelos, un trayecto de pocos kilómetros, más bien por valles, cercano al río Cávado, afectando terrenos agrícolas y fincas, pero en poco o en nada instalaciones industriales ni viviendas, salvo algunas muy contadas en el propio origen de vía en Ferreiros...
Habrá quien diga que habría incluso la posibilidad de hacer entrar los trenes de la línea del Minho y la Internacional hasta la muy cercana estación de Braga término. Pero sería perder tiempo y complicar maniobras innecesariamente. Debe de descartarse lo que no sería sino una veleidad.

Un viajero de Braga que quisiere ir a Vigo, pongamos por caso, solo tendría que ir a Braga-Ferreirós en lugar de salir en un cercanías desde la actual estación término de Braga e ir a Nine a coger el Internacional. No sufriría quebranto alguno. Tendría autobuses y taxis hasta la puerta... estaría -en Ferreiros- a solamente cinco, seis minutos del centro de la Ciudad. Por eso Ferreiros es una solución óptima, se trata de una feligresía que hoy en día casi está absorvida por el centro de Braga; en Ferreiros se encuentran muchas dependencias importantes, como la fábrica de Bosch sin ir más lejos.
Ricardo Río tiene ante sí una oportunidad histórica si es capaz de lograr para Braga algo tan poco costoso como tremendamente útil, como viene a ser el bypass ferroviario, enlace con Barcelos y con la línea internacional del Minho. 
Las ventajas de construir el bypass ferroviario de Braga junto a una simple y funcional estación en Ferreiros, serían :

1- Pocas expropiaciones de casas, la mayor parte serían terrenos agrícolas y sin cultivar. 
Como se observa en el improvisado mapa (hacer click sobre el mismo para ver mayor) la línea ferroviaria (lo ideal sería que se construyese doble línea ferroviaria; no sería mucho más coste y haría ganar algún tiempo importante en el viaje a Vigo), iría por terrenos deshabitados en su mayor parte, hasta llegar a Barcelos y entroncar allí con la actual Linha do Minho que sube desde Nine y va camino de Viana, Valença y Vigo....

2- Braga y su populosa comarca no solo quedarían enlazadas internacionalmente con Vigo y resto de Galicia, sino que activarían una relación ferroviaria con el Minho (Barcelos, Viana do Castelo, Caminha, Valença...) que ahora mismo es como si no la tuviesen, pues no utilizan la indirecta actual la mayoría de los posibles usuarios (por los incordios de los transbordos actuales...).

3- A Portugal y a Braga le interesa mucho la construcción de este bypass del que solo saldrían beneficios y la inversión no sería estratosférica, ni mucho menos. Pero a Galicia también la interesa mucho estar ligada con Braga directamente, que es la capital del Minho portugués por excelencia, tiene Universidad y enormes atractivos.

4- Si los pocos kilómetros de vía férrea a construir entre Braga-Ferreiros y Barcelos se hacen como es debido (doble vía), inmediatamente podría -también- usarse la infraestructura para conectar un tren eléctrico de cercanías en el eje Viana do Castelo-Barcelos-Braga-Famalicâo con las ventajas que ello tendría para las cuatro ciudades, en lugar de la poco útil relación actual entre Viana-Barcelos y Nine (una aldea del municipio de Famalicâo con apenas unas casas desperdigadas, además de ser nudo ferroviario...). 

Debería empujar desde ya, con máximo empeño, este asunto el señor Alcalde de Braga, a la sazón presidente también del Eixo Atlántico. En todo caso, su proclamación de ayer
"No âmbito das infra-estruturas, durante este mandato serão realizadas reuniões com os ministros responsáveis das obras públicas de Espanha e Portugal para acompanhamento das obras previstas no segundo pacote de infra-estruturas, entretanto paralisadas pelos processos eleitorais de ambos os países. Destas intervenções, constam obras ferroviárias como o bypass de Braga da linha do Minho, a saída Sul de Vigo, o corredor do Atlântico no âmbito ferroviário e as ligações viárias entre Ponferrada-O Barco de Valdeorras-Monforte-Ourense, o troço pendente da ligação Lugo-Santiago, ou a melhoria da ligação entre Bragança e Pueblo de Sanabria.", es un buen punto de partida, no hay duda, pero se llevan ya demasiados años con este problema ferroviario, por lo que ni puede ni debe perderse un minuto.

Ricardo Río tiene ante sí una oportunidad histórica si es capaz de lograr para Braga algo tan poco costoso como tremendamente útil, como viene a ser el bypass ferroviario, enlace con Barcelos y con la línea internacional del Minho.
Si lo logra, no cabe la menor duda que pasará a la historia moderna de Braga y del propio Eixo Atlántico. Si no es capaz de sacar adelante un proyecto que se presenta como realmente asequible, está obligado a dar explicaciones muy detalladas, de cómo y por qué, y por parte de quien, se estaría negando a una Euro-Región la posibilidad de incluir en sus infraestructuras directas a una de sus ciudades más importantes; y al tiempo, cómo y por qué se estaría negando a la tercera ciudad de Portugal una infraestructura de soluciones y resultados múltiples que es absolutamente necesaria no solo para cientos de miles de habitantes de la zona, sino para los millones que integran la Euro-Región.
Se ha acabado el tiempo de las palabras y es indispensable entrar en el de los hechos.
Ahora, o nunca. Cabe esperar que Ricardo Río sepa muy bien lo que se está jugando. Y si logra el bypass ferroviario no solo serán los habitantes de Braga los que se lo premien. También los de Vigo y del resto de la Euro-Región se lo agradeceremos muy expresamente. Este es un momento histórico. Perder el tren -nunca mejor dicho- sería de auténticos estúpidos a los que cabría pedir cuentas.
EUGÉNIO EIROA

Click en imagen para ver grande : bypass de Braga-Ferreiros y línea ferroviaria a proyectar
que uniría Braga y Barcelos,
metería a Braga directamente en el "tren del Eje Atlántico" y
-también- reduciría unos 7 a 10 minutos el tiempo de viaje entre Vigo y Porto.

La llamada nueva estación de Braga, estación término de la línea Porto-Nine-Braga

Estación actual de Ferreiros, a 1,9 kms de la estación término de Braga ciudad.
Un día de 2009 con nevada, como se observa. (Imagen de "BragaPorto40minutos").


Share: