La Xunta prueba los drones que permitirán localizar incendiarios y mejorar la vigilancia, la detección y la extinción de incendios forestales

El conselleiro del Medio Rural, José González, participó esta mañana en la base de helicópteros de O Campiño en una demostración de drones junto con personal de las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales (BIIF). Allí, José González puso en valor el uso de esta tecnología, que permitirá localizar incendiarios y mejorar la vigilancia preventiva, la detección y el apoyo a la extinción de fuegos.
En este sentido, el conselleiro señaló que este año se trabajará por primera vez con estos vehículos no tripulados, con los que se dará apoyo a las BIIF en las labores de investigación. Además, en lo que se refiere a la extinción, el titular de Medio Rural aseguró que estos aparatos supondrán un importante apoyo en la planificación y en la coordinación de los medios.
En este sentido, el conselleiro les trasladó al personal de las BIIF que en los años 2020 y 2021 se van a reforzar esas brigadas de investigación con 23 nuevos agentes que se incorporarán en los distritos que registran más incendios en Galicia. Además, avanzó, que se añadirán cuatro coordinadores en las diferentes provincias para que se pueda realizar ese trabajo de investigación.
Asimismo, José González señaló que gracias a los drones se podrán tomar imágenes, vídeos o imágenes termográficas como apoyo técnico durante las tareas de extinción y final de incendios forestales, “proporcionando información en tiempo real para la toma de decisiones por parte del director técnico de extinción”, matizó el conselleiro.
Al tiempo, el conselleiro también destacó el uso de esta tecnología para evaluar el cumplimiento de los deberes de gestión de la biomasa en los predios afectados por incendios forestales, pues servirán para poder examinar las franjas secundarias de una manera más rápido y eficaz.
En el ámbito tecnológico, el conselleiro recordó además que este año se mejoró también la red de vigilancia de los espacios forestales, con la incorporación de 30 nuevas cámaras que se suman a las 88 instaladas el pasado año. Así, en total habrá 118 cámaras desplegadas por toda Galicia que permiten monitorizar y tener controladas 1,8 millones de hectáreas del territorio, es decir, dos tercios de la superficie de nuestra comunidad.
Otra mejora de este tipo es el desarrollo de un proyecto piloto para contar con alertas tempranas en puntos estratégicos del territorio que recojan observaciones meteorológicas fiables. Se trata de disponer de datos permanentemente actualizados del entorno en la que se pueda estar produciendo un incendio forestal, evaluando variables como la dirección y velocidad del viento, la temperatura, la humedad o la pluviometría.


Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes