Siguen los conciertos en el "palco mágico" del "Diogo Bernardes". La Banda de Moreira de Lima nos recordó lo de "mejor sola que mal acompañada"

Teatro "Diogo Bernardes". Ponte de Lima.
Público : casi lleno.
Ciclo de Bandas de Música del municipio.
Actuación de la Banda de la Casa do Povo de Moreira de Lima.
Maestro : Manuel António Barbosa Monteiro.

Dentro del programa cultural -magnífico en todos los sentidos- que la Câmara Municipal de Ponte de Lima y la Dirección del teatro "Diogo Bernardes" siguen llevando a cabo, tuvo lugar este último domingo de febrero de 2019, el anunciado concierto de la Banda de Música da Casa do Povo de Moreira de Lima. El escogido programa preparado por la Banda para comparecer en el llamado "palco mágico" del "Diogo Bernardes" prometía una gran sobremesa musical dominical. Y verdaderamente lo fue solamente en parte, pues acabarían por producirse algunas disonancias que hicieron que la tarde musical no pudiese pasar del aceptable y realmente interesante, en lugar de lo que hubiese sido una apoteosis.

Comenzó la Banda de Moreira de Lima su actuación con dos bandas sonoras ("Ghost Ship" y "At The World´s End") y a fe que lo bordaron. Sonó la banda fenomenal, magníficamente empastada, en algunos momentos formidable, muy meritoria por aceptar el desafío de lo enérgico, del misterio, de la propia intensidad dramática de dos obras de sonoridades únicas. Triunfó ahí plenamente la Banda dirigida por el maestro Barbosa Monteiro en las dos primeras interpretaciones. Impecables, realmente.
Si de excelencia estuvieron los de Moreira de Lima en los primeros temas de su concierto, lo mismo cabría decir cuando atacaron "La Primitiva", el pasodoble compuesto por el holandés Jef Penders como homenaje precisamente a la extraordinaria Banda de Música "La Primitiva", de Lliria, Valencia. Buen homenaje así de la Banda de Moreira de Lima a sus colegas de la referida banda de la Comunidad Valenciana.

Lo que prometía ser un concierto para la apoteosis, tal y como iba, se iría a torcer tras el intervalo o descanso de 15 minutos, anterior a la segunda parte. 5 piezas componían lo anunciado en cartel. En las 4 primeras, intervendrían 3 guitarristas, de una Escuela de Música de Viana do Castelo. En 3 de las 5 interpretaciones previstas, actuarían 2 chicas jóvenes, a modo de poner voz a algunos pasajes de lo que la Banda interpretaba. Esas incrustaciones, dicho con todo el respeto y cariño, dieron al traste con el excelente nivel sonoro que la Banda de Moreira de Lima estaba ofreciendo. Fue un error incorporar esos apéndices a la Banda en la segunda parte del concierto. Las guitarras eléctricas poco aportaron : nada que los muchos instrumentos utilizados por los integrantes de la Banda no pudiesen de sobra suplir. Buena fue la intención de dar esa oportunidad a los jovencísimos guitarristas, pero negativo el resultado. Por los altavoces-amplificadores de esas guitarras eléctricas, en no pocos momentos, se manifestaba un sonido más propio de algo averiado, desagradable desajuste que chocaba con el buen sonido y magnífica interpretación que la Banda ofrecía.

Así fue en la sala, y los que ocupamos lugar y fila relativamente próxima a aquellos artilugios de sonido, podemos dar fe de lo nada agradable que resultaba escuchar cómo aquellos por veces chirridos eléctricos se entremezclaban con un global de la Banda, que de haber actuado sola, hubiera triunfado con rotundidad. Así, bien puede decirse, nos quedamos con la sensación de que la "Rock Symphonie", el arreglo de Sahashi sobre "Deep Purple", el "Voa Voa" de los Quinta da Bill o incluso el "Contentores" de los Xutos&Pontapés, hubieran sonado muchísimo mejor sin las interferencias de que fueron objeto con los añadidos de la Escola de Música Amadeus, de Viana do Castelo.

Y lo mismo cabría decir del acople con la Banda de las dos jóvenes voces que trataron de interpretar desde su canto/letra lo mejor que podían algunos pasajes musicales de esta segunda parte de la actuación de la Banda de Moreira de Lima.

Ya en el tema final : "Lusitanidades", sin la incrustación de las guitarras eléctricas antes referidas, la Banda recuperó el protagonismo limpio y notable de la primera parte del concierto y nos recordó su indudable categoría, digna de no andar con experimentos como el que dio al traste con lo que hubiese sido un concierto para el recuerdo, en lugar de una aceptable tarde músical, que no fue más porque resultó malograda en parte por lo antes comentado.

Lástima pues, porque lo que escuchamos en la primera mitad del concierto de este domingo, nos hacía concebir muchas ilusiones para la segunda mitad de la actuación de los de Moreira de Lima. No fue así, por lo ya apuntado; menos mal que en el video grabado en directo por el staff del "Diogo Bernardes" -depende de la posición de la toma de sonido del realizador del video- se disimula bastante lo que antes describimos como negativo. Lo que no quita para reafirmar que lo que en la fila E lugares 3 y 4 de la "plateia" se escuchaba por momentos en buena parte de la segunda mitad del concierto, no era precisamente lo que la buena Banda de Moreira de Lima merecía ofrecer al público.

En fin... otra vez será.

EUGÉNIO EIROA & CACILDA MACEIRA
correiodagaliza@gmail.com

Banda de Moreira de Lima, hace un año, en el mismo escenario del "palco mágico" del "Diogo Bernardes"













Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes