Si estas "fakes" no lo fuesen, ¡qué bonito sería...!

 Xerardo Rodríguez, esta vez, con su artículo, nos pone a soñar...

Una ducha de agua fría, tempranera, para poder escribir y ya mi mujer se me había adelantado con su paseo matinal…

— ¿Oye? ¿No sería mejor quitar los ahorros y llevarlos, aunque sea, a un Banco de Gibraltar?

— Pero… ¿Qué dices? ¡Gibraltar no es español!

— Bueno, pues a Suiza…

— Pero… ¿Por qué?

— No, es que ayer en Gimnasia decían unas señoras que lo del “corralito” es inminente…

No sé si a ti te pasa lo mismo, mi amigo, pero a mí esta desinformación continua y constante, a todas horas, hasta cuando te quieres poner en faena, es algo que me saca de quicio.

Estoy para el psiquiatra, de verdad, que iba a comprar un paquete de folios y en vez de eso me he puesto a reciclarme de tal manera que ya no sé si este artículo es para hoy o es el mismo que escribí el mes pasado…

Para colmo, me llama mi amigo el “agonías” y me dice…

— Todo sube menos los sueldos. Es que fui al super y me quedé sin blanca.

Todos nos quedamos con el agua al cuello, queridos, en este mar de “suma y sigue” con tanto ministro dándonos la vara, que por si no nos llegaran los de aquí ahora también nos adoctrinan los de fuera…

— Hay que crrreserrr, pero para eso hay que ahorrrajjjj…

— ¡Cómo! ¿Si no llegamos a fin de mes como ahorramos por aquí…?

En esto, abro el ordenador y me llega el Follonero vía YouToube para presentarme a un paisano catalán –que de pelas saben más que los gallegos- y contó lo que pasaba. Es que, según decía, los políticos tienen el coco taladrado.

Imagínate que esto -que es un cuento breve- se convirtiese en realidad:

El Rey va a dimitir. Y todos los senadores. Y los diputados provinciales. Y la mitad de los alcaldes y de los concejales…

Además, van a cerrar esas grandes sedes que tienen los partidos y alquilar pisos de esos que los bancos no dan vendido porque están en barrios marginales, cerca de La Cañada Real o así…

Y los sindicatos van a vivir de las cuotas de sus afiliados, que tienen muchos.

Y lo que deben los partidos a los bancos, pues… ¡Lo van a pagar los dirigentes!

Y los banqueros van a devolver al Estado los miles de millones que les dio Rajoy.

Además, van a cobrar el catastro a los curas, que no pagan nada y solo saben pasar el cepillo…

—- ¿Entonces ya no tenemos que emigrar?

—- No, emigrarían los políticos que sobran y su séquito, con lo cual en el extranjero se enterarán de lo cualificados que están…

—- ¿Y tú crees que tragarían?

—- No, pero sería bonito que estas fakes se reconvirtieran en verdades en el TD, en las radios, en los periódicos, en los digitales, en las redes… ¿A qué sí?

Xerardo Rodríguez

Artículo Anterior Artículo Siguiente