Hablemos del Sol y la Luna

Xerardo RODRÍGUEZ 

El SOL Y LA LUNA


Esta mañana me contaron en el café del parque, que el astro rey tiene dueña viguesa. Se llama Ángeles Durán y es la única persona en nuestro universo que inscribió el Sol como su propiedad, en 2010. Lo hizo en una notaría de Vigo imitando al americano Denis Hoppe, único propietario oficial de la Luna desde 1980, cuando un juzgado de Texas le adjudicó el satélite. A Hoppe le compraron más de cuatro millones de parcelas, sin embargo, nadie se interesó por las leiras solares de Ángeles, que ahora vive en Italia.



Debe de ser porque mi vida está llena de personajes como Ángeles y Denis por lo que tengo un sueño recurrente: me creo el Ave Fénix y vuelo por el Universo, de planeta en planeta. Cuando llego al Sol lo atravieso, pero sus llamaradas prenden su fuego en mis alas. Entonces aterrizo en la Luna esperando la alborada de mi verde país, donde será la lluvia la que apague las llamas de aquellos infiernos.

Amanece de nuevo en la Tierra Única. Mis ojos se abren y despierto. Me asomo a la ventana para vivir la realidad del final de la Primavera : el sol se asoma lejano, tímido, entre montes, y los mirlos estrenan nuevas sinfonías corales.